PUNTAS Y MAS PUNTAS…TIPOS DE PUNTAS DE CAZA.-(3)

De los dos capítulos anteriores ( 1 ) y ( 2 ), ya hemos visto la tipología de punta que podría encajar en el tipo de caza que nosotros hacemos. Y visto el tipo de punta de caza con arco que necesitamos, ¿ en qué elementos deberíamos concentrarnos para seleccionar la que será nuestra punta finalmente?.

Más que en el tipo, o los materiales o el propio  diseño, ahora que tenemos idea de lo que podemos encontrar en el mercado, y que ya  hemos dejado fuera a algunos formatos en lo que se refiere a  diseño, centrémonos en el uso que nosotros le vamos a dar a nuestra punta. Digamos nuestro caso personal y, visto así, como enfocaremos la última selección.

Pieza a cazar con nuestro arco.-

Los países técnicamente más avanzados en caza con arco, en los que casualmente los requerimientos técnicos son más exigentes, están precisamente en África. Los que nos hemos dedicado durante muchos años a la formación en caza con arco, y hemos podido realizar nuestra formación en estándares americanos o europeos, no podemos menos de aceptar que también en materia de formación, el más alto nivel técnico está, sin duda, en Sudáfrica. 

Digo esto porque allí los requerimientos técnicos para la caza con arco vienen determinados por el tamaño y envergadura del animal.  Un animal muy grande requiere, no el uso de un arco más potente, que sería el punto de vista europeo o americano, sino una energía de impacto en la flecha de un determinado valor mínimo para cada tipo de animal.  Por tanto, la punta de caza debe buscarse teniendo en cuenta el animal que pensamos cazar con arco, así de fácil. Y así de complejo.

A mayor tamaño de la pieza, mayor dureza y resistencia a la penetración. Mayor dificultad de encontrar y acceder con una flecha sus órganos vitales. Con esta filosofía, que atiende únicamente a planteamientos físicos, busquemos que punta necesitamos para cada animal.

Ciervos, gamos, cabras, son animales con una piel y osamenta que no ofrecen una gran resistencia al paso de una flecha. Puntas de caza mecánicas y de tipo mixto, son seguramente las más idóneas. Fácil penetración, adecuadas para tiros a larga distancia y gran capacidad de sangrado.

No es que estas puntas no sean adecuadas- me refiero a las mecánicas – en el caso de nuestros cochinos. Muchos grandes marranos se han abatido perfectamente con puntas expandibles. Pero en invierno y si manejamos potencias ajustadas, traspasar su coraza y conseguir generar hemorragia en sus pulmones, puede que requiera de una punta de hojas fijas, robusta. Y especialmente con arcos tradicionales y longbows.

Número de hojas.-

El número de hojas va a determinar una mayor o menor superficie de corte y mayor capacidad de sangrado.  Si la penetración no es el problema – bien por contar con una potencia de arco alta, o por tratarse de una pieza de dureza media o baja, más hojas nos asegurará una rápida recuperación del animal tras el dispara. Una muerte rápida y encontrar la pieza cerca del punto de impacto debe de ser nuestro objetivo. 

Pero si el problema es la penetración, debemos utilizar puntas de dos hojas.  Hay veces que si trabajamos con arcos de muy poca potencia, o bien arcos tradicionales lentos y que generen poca energía, debemos autolimitarnos. Debemos buscar puntas de pocas hojas y poco diámetro de corte. Al tener limitada la energía de impacto, debemos usar puntas que sean difíciles de parar una vez entren en el cuerpo de la pieza.

En consecuencia, si usamos arcos de gran potencia, no será mucho inconveniente el numero de hojas e incluso si  la superficie de corte es muy alta. Pero, no todos hemos nacido en el mismísimo Bilbao, y la edad nos va relegando a reconocer nuestro origen, más bien a las afueras  - o más allá- de esta hermosa ciudad. Cuando usamos arcos de potencia ajustada, deberíamos montar puntas de pocas hojas, y de poco diámetro de corte. Y confiar en nuestro tino y precisión.

“ No nos olvidemos que una MALÍSMA punta, disparada con un malísimo arco, matará perfectamente si colocamos la flecha en su sitio “ . Esto no lo dijo Leonardo, pero debería haberlo dicho.

Diseño de la parte frontal en la punta, el “ tip ”.-

Especialmente en las puntas mecánicas o expandibles, en las que el proceso móvil se activa al entrar en los tejidos, siempre existe el riesgo de que las hojas no se desplieguen. Menos frecuente en los nuevos diseños que en las viejas puntas, siempre hay que considerar este riesgo. Algunos fabricantes incorporaron una parte fija y letal en la punta. Esta parte fija, en muchas ocasiones posibilita ella misma la muerte de la pieza incluso si el resto de la punta no se despliega. Por esta razón la parte frontal de muchas puntas ofrece una zona de corte, una hoja incorporada en la parte delantera del perno. 

En las hojas fijas, en muchos casos se posiciona la propia hoja en la parte más adelantada de la punta. La propia hoja es la parte que antes impacta, empujada por el resto de la arquitectura de la punta de caza.  Para ello el grosor de la hoja es un elemento determinante y la integridad de la punta depende del grueso de la punta.

Otras puntas, prefieren incidir en un pernio puntiagudo, que es lo primero que toca a la pieza. Abre camino al transito posterior de las hojas, y suele ser el encargado de romper huesos y partes duras para facilitar el paso posterior de la flecha.

Muchos nos afanamos en destacar lo capital de contar con la punta adecuada al arco que tenemos, la potencia que usamos y especialmente el tipo de caza que hacemos y a la pieza perseguida.

Es cierto que cualquier punta es potencialmente letal, si se coloca bien. No nos engañemos, esto es cierto. Pero no es menos cierto que igual de letal es un arco de cien euros, y todos los cazadores con arco buscan tener un arma de más poderío, acompañarla de una flechas y accesorios de calidad, para poder cazar con este equipo. Las puntas en muchos casos son el elemento más barato del equipo, y obviar la importancia de los efectos de una buena punta es dejar a la suerte el pronóstico de nuestros lances.

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

#arcodos

#puntasdecaza

PUNTAS Y MAS PUNTAS…TIPOS DE PUNTAS DE CAZA.-(2)

Veamos ahora qué es lo que buscamos en una punta de caza con arco, y para qué lo buscamos.

Describimos anteriormente los dos grandes tipos de puntas de caza con arco: Puntas fijas y expandibles.

Pero, cuando nos ponemos a buscar de entre la enorme oferta del mercado, la punta que queremos, la que necesitamos, ¿ en que elementos nos debemos fijar y porque ?.

Puntas con restricción legal .-

En algunos países europeos y en determinadas regiones, la normativa no autoriza el uso de puntas de caza con arco , mecánicas o expandibles. En algunos países y zonas, dejan fuera de autorización utilizar puntas en forma de arpón.  Los casos más generalizados son los de la prohibición de utilizar puntas con veneno, y las puntas explosivas. 

Las puntas en forma de arpón, se pensó en la segunda mitad del pasado siglo que, de sobrevivir el animal tras un mal disparo, la salida de la flecha del cuerpo resultaba imposible. Se presuponía que la punta, al no poder salir del cuerpo generaría un sufrimiento innecesario y dificultades de cicatrización en las heridas. Las puntas expandibles, en muchos casos o casi en todos, están diseñadas para abrirse al entrar en el cuerpo del animal. Pero en casi ningún caso se prevé que puedan cerrarse al extraerlas. Este hecho las transforma casi en un arpón que impide su salida natural si el animal no muere por la herida. Y esta suele ser la causa de que no se autorice sus usos en algunas zonas.

 

Conviene considerar este tipo de normativa, a la hora de seleccionar el material a usar. No siempre atiende a una razón técnica, pero la política en muchos casos determina este tipo de cosas. Los cazadores en este tipo de restricciones, tragamos carros y carretas, las más de las veces con nulo fundamente técnico. Amen pues.

Peso de la punta.-

El peso de la punta suele coincidir con el de las puntas de entrenamiento que usamos, con el fin de que se altere lo menos posible la trayectoria de vuelo de la flecha.   Hay puntas de caza con arco desde 80 grains y hasta digamos 300 grains.

Más peso suele buscar un mayor nivel de penetración, especialmente en la caza de grandes animales. Los estudios clásicos indican que una flecha con mucho peso en la punta facilita la penetración. Pero realmente la penetración, no viene determinada por la parte de la flecha en la que se concentre el peso, sino en que el impacto se realice lo más perpendicular posible con ese peso. Es decir que la flecha impacte recta.  Lo que ocurre es que una punta muy pesada, adelanta el centro de gravedad de la flecha y tiende a volar más recto, lo cual nos facilita un impacto con un ángulo más recto.

La falta de ajuste o las vicisitudes de la caza y el disparo no siempre facilitan un tiro limpio y un vuelo perfecto. Por esto una flecha con peso adelantado puede corregir y enderezar el vuelo.

Por otro lado, la tendencia actual suele ser ajustar el peso de la flecha en el interior de los tubos de las flechas y no tanto en la propia punta.   Una punta muy pesada suele ser muy grande, y esto precisamente en caza de grandes animales no siempre es una ventaja. Si buscamos gran penetración en un animal de piel dura y huesos muy fuertes, una punta de caza muy grande es un inconveniente, por la resistencia a la penetración que recibe al entrar.  Por esta razón suele ser más práctico utilizar una punta solida de digamos un peso medio 125 – 150 grains y montarla en una flecha en la que los insertos interiores aporten el resto de peso necesario en la flecha: 100, 120 grains.  Muchos de los  “definidores de flechas “, preferimos incluso cargar parte del peso la parte trasera de la flecha, en busca de un mejor equilibrio aerodinámico. Cada maestrillo,,,, ya se sabe.

 

Material de construcción de las puntas.-

Podríamos pensar que el mejor material siempre es el más resistente, y el que todos los cazadores arqueros preferimos. Pues pensamos bien, aunque no siempre esta elección es la que se hace.

Las puntas de fabricación en bloque suelen realizarse en una pieza, ya sea en fundición o procesando piezas de acero de herramienta. La dureza de un tipo u otro acero empleado, afectan a su resistencia a los impactos, a las torsiones y a la rotura. Pero también afectan a la facilidad de afilado posterior.

El acero más blando permite un fácil re-afilado posterior, y alarga la vida de muchas de nuestras puntas. Pero en algunos casos puede comprometer la resistencia en penetración en grandes huesos e incluso pueden doblarse ligeramente.

El acero más duro, siempre es más complejo de re-afilar. Pero en mi experiencia personal, he podido utilizar una misma punta en tres o cuatro animales, sin precisar recuperar el filo. Tres o cuatro usos letales son, a mi juicio, tiempo de trabajo satisfactorio para una de estas puntas, digamos de alta gama. Es cierto que suelen ser puntas muy caras, pero utilizarlas en varias ocasiones en muchos casos las termina haciendo baratas, especialmente dada su calidad. En este caso el dicho de que  “ lo caro es barato “, creo que es oportuno. Por último, decir que el filo extremo de estas puntas de acero muy duro, es muy vivo, y en ocasiones es frecuente que al interesar huesos salten alguna esquirla muy pequeña del borde del filo. Este hecho no afecta a la capacidad letal y de penetración de la flecha, y no suele requerir tampoco su  re-afilado.

La otra parte fundamental de la punta suelen ser los ejes o pernos, en las puntas no fabricadas en una pieza. Pueden ser ejes de hierro, acero o habitualmente en aluminio de aviación. La ventaja de estos materiales es siempre economizar el coste, pero el inconveniente es que suelen ser materiales maleables. No  hay nada peor que una punta que no tenga el eje completamente recto.  Por esta razón los pernos o ejes de acero suelen ser los más recomendables. Hay que tener en cuenta que algunos fabricantes de muy alta gama ( coincide que suelen hacer puntas muy caras ), emplean un aluminio especial, de idéntica resistencia al acero y que en situaciones de máxima presión rompen antes de generar ninguna torsión.

Diámetro y superficie de corte.-  

Este dato es fundamental para determinar la capacidad de generar un canal de hemorragia que consideremos mínimo o necesario.  Cuando penetramos una superficie moldeable con una punta, podríamos insertar una circunferencia en los extremos del corte de la punta. A mayor diámetro, mayor capacidad hemorrágica y de sangrado, y más rapidez en generar un proceso de muerte lo más “ humano” e incruento  posible.  Por otro lado, el numero de hojas que se monten en las puntas, pueden generar idéntico sangrado siendo menor este diámetro. Es decir, una punta de cuatro hojas más pequeñas puede generar idéntica superficie de corte que otra de dos hojas de mayor tamaño. Por esta razón el diámetro de corte muy alto no siempre es bueno para una gran penetración en el animal.

En este punto recurrimos a determinar la superficie de corte. Viene determinada tras medir la longitud de los filos de todas las puntas. Podemos tener mayor superficie si utilizamos muchas hojas en la punta ( y en consecuencia mayor sangrado ), pero a costa de frenar la penetración en los tejidos ( ofrecen más resistencia ).

En consecuencia, tanto el número de hojas como el tamaño de estas, debe venir determinado por el tipo de pieza que queremos abatir, y naturalmente por la potencia que usamos. Un animal de gran porte tendrá. una mayor resistencia s la penetración. En consecuencia requeriremos una punta de un diámetro de corte limitado, una punta muy sólida, y de no mucha superficie de corte ( o que la punta sea muy alargada ). El objetivo es conseguir superar la resistencia a la penetración y buscar sus órganos vitales.

Una pieza de caza de tipo medio puede abatirse con una punta de un diámetro de corte mayor, y con el uso de un mayor número de hojas. Aquí la resistencia a la penetración no es el problema, y nos concentraremos en la generación de un amplio canal de herida.

Calidad de vuelo.-

Si fuera preciso escoger una característica principal, sin duda esta sería mi elección. No es casual que las puntas que no distorsionan el vuelo de una flecha suelen ser las de mayor calidad y precio. El estudio y diseño aerodinámico de estas puntas, no es siempre barato. Es muy fácil troquelar una hoja de acero y ajustarla a un perno con dos tornillos. Pero modificar el diseño en base a un estudio en un túnel de vuelo, neutralizar las turbulencias y los ruidos, esto no es fácil y mucho menos es barato.

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

#arcodos

#puntasdecaza

PUNTAS Y MAS PUNTAS…TIPOS DE PUNTAS DE CAZA.- (1)

PUNTAS Y MAS PUNTAS…TIPOS DE PUNTAS DE CAZA.- (1)

Concentrados siempre en la elección del arco perfecto, tal vez convendría valorar que lo que genera realmente la muerte del animal – y la eficiencia de ese proceso – es precisamente la punta de caza.
Veamos de forma genérica los diferentes tipos puntas y usos de caza punta. También le daremos un vistazo a sus diferentes aplicaciones y características dependiendo del tipo de arco o también del tipo de pieza.
Hay básicamente dos grandes formatos, las puntas de hojas Mecánicas (expandibles al impacto) y las puntas de hojas Fijas ( no alteran su forma en el vuelo y en el impacto ). Estos dos grandes tipos pueden a su vez encuadrar subtipos. Lo veremos.

PUNTAS MECANICAS. -


Este tipo de puntas permanecen con sus hojas cerradas, escondidas, y se expanden al impactar en el cuerpo del animal.

Mientras se manipulan y durante el disparo con el arco y hasta impactar en la pieza, las hojas permanecen escondidas. Esto aporta un efecto casi nulo en el vuelo de la flecha. Si lo comparamos con las puntas de entrenamiento es la forma más simple de sustituir unas por otras sin apenas ajustes. Esta característica, es realmente ventajosa, pues las puntas siempre tienen algún efecto en la trayectoria de vuelo de la flecha. Son puntas que se suelen utilizar en arcos muy rápidos – normalmente arcos de poleas – y para disparos largos.
Las puntas tienen un inconveniente, y es que precisamente por ser sus hojas partes móviles, son más fácilmente dañables por impacto en huesos. Son menos sólidas. Además, en su proceso mecánico de apertura, al impactar en el animal, aportan una envergadura mayor, más superficie de corte, y un potencial hemorrágico sin duda poderoso.
Casi todas estas puntas son de un solo uso. Las hojas son difíciles de afilar y casi siempre sufren daños en los filos o en su estructura. Su función es generar gran hemorragia, en animales no demasiado resistentes.

PUNTAS FIJAS.-


La primera idea es de que se trata de una punta más solida y contundente. Los elementos que la forman ya sean de una sola pieza, o configurada la punta en varias piezas, generan un bloque inamovible.

Este tipo de puntas se destinan más a caza de gran tamaño, en la que la penetración es el elemento base de la generación de hemorragia. Están diseñadas para atravesar piel, músculo e incluso hueso. Con la finalidad de llegar tan dentro del animal como sea posible.
La superficie de corte en algunos casos es menor que las puntas de hojas expandibles, pero se diseñan para poder penetrar, además de generar hemorragia.
Las hojas suelen ser reutilizadas, mediante reafilado. Las puntas fabricadas en un solo bloque de material están pensadas precisamente para ser utilizadas en grandes animales, y posteriormente ser nuevamente afiladas para volver a usarlas. La integridad de la punta tras los impactos es un elemento muy valorado. Es una característica imprescindible, en puntas que buscan penetración en tejidos de gran dureza y resistencia.
Si hay que buscar una pega, suele ser siempre el hecho de que afectan al vuelo de la flecha en comparación con las puntas de entrenamiento. No dejan de ser un elemento aerodinámico, como lo son las plumas, pero en este caso localizadas en la parte delantera de la flecha. Por eso en muchos casos se requiere reajustar los visores del arco. También hay que decir que las puntas de alta calidad apenas generan trastornos de vuelo, pero no siempre estos efectos se deben únicamente a la punta de caza.

No me atrevería a decir de forma contundente que existe una tercera categoría de puntas de caza, por el mero hecho de mezclar características de las dos formulas anteriores. En algunos manuales se les llama puntas híbridas. No dejan de ser puntas que cuentan con una parte de su estructura que es fija, es decir tienen una zona de corte siempre expuesta, y otra expandible. Es decir, aportan las dos características de los dos tipos referidos. Su diseño busca sin duda, aportar ambas ventajas: penetración y sangrado. Pero modestamente y en mi opinión, considero que son los dos inconvenientes, los que se ponen de manifiesto. Por un lado estas puntas incluyen partes móviles, lo que les hace menos sólidas y reducen su penetración. Y por otra parte incluyen zonas fijas que afectan al vuelo y podrían ser un inconveniente en disparos largos. Pero,,, tienen muchos adeptos.

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

#arcodos

#puntasdecaza

¿Dónde colocar el disparo en la caza con arco?

Consumada con éxito la aproximación, y con la presa a unos metros de nuestro arco, nos asaltan las dudas. Ya hemos conseguido lo más complicado y tenemos a tiro al jabalí de nuestros sueños. ¿Y ahora dónde situamos el flechazo? En las siguientes notas respondemos a esta pregunta considerando los diversos factores a tener en cuenta a la hora de tomar esta crucial decisión.

Anatomía y letalidad de la flecha

Al mundo de la caza con arco llegan fundamentalmente dos tipos de cazadores. Parte de este colectivo son cazadores que durante años han practicado la caza con distintos tipos de armas y que, buscando nuevos retos, adquieren un arco y se adentran en esta apasionante aventura. Otros, en cambio, son cazadores completamente noveles que nunca antes han practicado la caza y que directamente a través del arco han decidido empezar con su carrera cinegética. Los componentes del primer grupo tienen un camino por recorrer relativamente más fácil, pero eso no implica que deban modificar y adaptar los conocimientos que han adquirido durante años para conseguir tener éxito en sus salidas con arco. El segundo grupo deberá empezar de cero y tendrá un arduo camino por el que transitar, pero contará con la pequeña ventaja de no haber adquirido malas costumbres. Para entender el reto que se pretende asumir, lo primero que debe conocer un cazador son las limitaciones que tiene el arco respecto a otras armas. El arco es altamente efectivo, pero de corto alcance. Por eso el cazador arquero debe aproximarse a sus presas a distancias extremas, en las que el más mínimo error provocará que el animal le detecte. Es sin duda una de las disciplinas de caza más deportivas y que mayores ventajas ofrece a nuestras presas.

Situaciones en la que es preferible no disparar

 

En el caso de que tengamos dudas sobre su cobro, es preferible no disparar que hacerlo y dejar malherido al animal.

Existen dos tiros clásicos que efectúan los cazadores de armas de fuego que no se deben realizar con el arco bajo ningún concepto. El primero es a la tabla del cuello. Salvo que seccionemos arterias mayores, como la aorta, es muy difícil abatir a la pieza limpiamente El segundo es el conocido como “tiro culero”, es decir, un disparo que va dirigido directamente al ano del animal. Con una bala es un tiro devastador, pero con un arco el riesgo de que la flecha quede encajada en la pelvis de la pieza es demasiado alto. Por lo tanto, es poco recomendable disparar en esta situación. También debemos evitar en la mayoría de los casos los tiros con el animal en posición frontal. No obstante, el mejor disparo que se puede realizar en esta situación consiste en apuntar a la base del cuello, allí donde el esófago penetra en el pecho. Si la flecha queda un poco alta, tocaremos pulmones, y si vuela algo baja, podemos impactar en el corazón. Es muy importante recalcar que para realizar este tiro debemos estar plenamente convencidos de que la presa no ha detectado nuestra presencia y de que está totalmente tranquila, ya que, de lo contrario, es posible que se mueva antes de que la flecha le impacte y, como consecuencia, hiramos al animal.

La letalidad de la flecha

Una vez asumido el reto de la proximidad, debemos ser conscientes de cómo actúa una flecha y de cuál es realmente su poder letal. A diferencia de una bala disparada por rifle, que mata desgarrando tejidos, rompiendo huesos y creando un efecto de vacío devastador, que provoca heridas en el cuerpo del animal muy superiores al diámetro de la bala, la flecha, y sobre todo la punta de caza, simplemente produce un corte similar al diámetro de sus cuchillas, por lo que carece de poder de parada. Ello propicia que el poder letal de una flecha esté estrictamente ligado a la ubicación correcta del disparo en la zona vital de la presa. Aunque un disparo de flecha puede sesgar las costillas de un animal y algunos huesos más prominentes, generalmente la herida provocada por una punta de caza es un corte quirúrgicamente perfecto que lacera todos los tejidos que encuentra a su paso, junto con venas y arterias, y jamás desgarra o aplasta. Una herida provocada por una flecha provista de punta de caza causa una hemorragia masiva que puede terminar con un rápido desangrado del animal y con su muerte fulminante. Aun así, lo que debemos intentar es que nuestra flecha impacte en los órganos vitales con el objetivo de provocar diferentes disfuncionalidades del organismo que aceleren la muerte de nuestra presa, disminuyendo de este modo su sufrimiento. A diferencia de las heridas provocadas por arma de fuego, las heridas por laceración que producen las puntas de caza casi nunca son dolorosas, debido a que las fibras nerviosas, encargadas de la transmisión del dolor, son limpiamente cortadas, así como la piel, los músculos y los capilares. Un ejemplo que probablemente habremos vivido en nuestra vida rutinaria es cuando al abrir un bote de conservas nos hemos cortado con la tapa. Generalmente en esa situación nos damos cuenta de ello cuando vemos gotear la sangre, pero no por el dolor producido por la herida. Analizando esto entenderemos que el poder letal de una flecha viene marcado por la precisión del disparo y por el poder de penetración que debe permitir a la flecha tener la energía suficiente para introducirse en el animal, alcanzando sus órganos vitales y atravesando para lograrlo costillas y, algunas veces, huesos de mayor envergadura.

Tiros en situaciones especiales de caza

Debemos hacer mención especial a los tiros realizados desde puestos de árbol (treestands) tan utilizados por los cazadores arqueros. En estas situaciones tenemos que analizar e imaginar la trayectoria que debe seguir la flecha para impactar en ambos pulmones de la pieza. Lo normal es que la entrada de la flecha sea un poco más alta de lo habitual. No podemos permitirnos el lujo de malherir a un animal por haber disparado en una posición inadecuada o a una distancia demasiado larga. Es mejor perder un lance que dejar en el monte una pieza herida sin posibilidades de cobro. Nuestra conciencia y nuestro compromiso en un constante entrenamiento es el que nos convertirá en grandes cazadores con arco.

La ubicación del disparo

La correcta colocación del tiro es el criterio más importante para practicar la caza deportiva con éxito. En esta imagen se describe la situación de los principales huesos que protegen las zonas vitales.

Lo más importante, la situación del animal. En este sentido, la zona pulmonar debe ser el objetivo de nuestra flecha por varios motivos. A diferencia del corazón, que se encuentra protegido por el húmero y por la articulación del codo, huesos muy difíciles de atravesar con una flecha, la zona pulmonar está protegida por la caja torácica mediante huesos fáciles de atravesar por nuestra flecha. Además, apuntar a la zona pulmonar nos permite un pequeño margen de error de precisión, ya que si nuestro disparo queda algo trasero, podemos impactar en el hígado. Si en cambio nuestro tiro es algo bajo y conseguimos esquivar los huesos más prominentes, nuestra flecha puede sesgar el corazón. Todos estos órganos al ser afectados tienen como consecuencia la rápida y limpia muerte del animal. Dependiendo de la posición y ángulo en el que se encuentre nuestra presa, para que nuestra flecha impacte en la zona pulmonar deberemos apuntar a uno u otro lugar, o incluso decidir omitir el disparo.

A continuación analizaremos los ángulos más comúnes con los que nos podemos encontrar en situaciones reales de caza:

La presa está cuarteada dándonos la espalda.

Deberemos valorar cuánto está de cuarteada y si nos ofrece un blanco seguro que permita disparar con garantías de evitar los huesos de la pata trasera y delantera. Si el animal se encuentra ligeramente cuarteado, la posición de disparo es perfecta, ya que la flecha tendrá el camino libre de huesos duros. En esta situación deberemos tener presente que para impactar en los pulmones hay que apuntar detrás del codillo, visualizando el vuelo de nuestra flecha. ¿El truco? Imaginar cuál será la salida de la flecha y apuntar teniendo en cuenta esta consideración. Si el animal está demasiado cuarteado, es preferible no disparar, ya que el hueco que nos dejan los huesos de las patas traseras y delanteras es demasiado pequeño y tenemos grandes probabilidades de no llegar a alcanzar los órganos vitales.

Cuando esté cuarteada de frente

Tomaremos muchas precauciones, pues demasiados huesos extremadamente duros protegen la zona vital de la presa y el riesgo de herir al animal y no cobrarlo es tan grande que es preferible esperar una mejor posición de la presa u optar por no disparar. De esta manera, si finalmente se decide disparar, debe hacerse extremando la precisión y a a una distancia muy corta que nos permita apuntar con el 100% de garantías. Un tiro con entrada en la zona del codillo, como el de la imagen número1, puede pare- cer a la vista un tiro fantástico, pero no lo es en absoluto, ya que la trayectoria de la flecha hace que se dirija hacia el estómago en vez de a sus pulmones. Así, en el mejor de los casos la punta de caza solo cortaría uno de los dos pulmones. Con este tiro es muy probable perder el animal herido en el monte. La opción de la imagen número 2 también debe intentar evitarse: demasiados huesos y un blanco muy pequeño que no se visualiza claramente son muchos riesgos que es mejor no asumir. La opción de la imagen número 3 no nos permite disparar bajo ningún concepto. La zona vital está completamente protegida por prominentes huesos que la flecha no podrá atravesar.

Como se cita en el famoso libro de Kevin Robertson sobre el tiro perfecto, el punto donde se alcanza a un animal es más importante que lo que uses para alcanzarlo. La correcta colocación del tiro es el criterio más importante para practicar la caza deportiva con éxito y, por tanto, disfrutar de ella sin importar a qué especie se dé caza.Para tener éxito en este aspecto es necesario tener un conocimiento exhaustivo de la anatomía de la especie que pretendemos cazar, conocer desde todos los ángulos dónde están sus huesos más prominentes y la ubicación exacta de sus órganos vitales, como el pulmón y el corazón.

Se encuentra en posición horizontal

La posición perfecta de la presa es cuando se encuentra completamente en horizontal y con la pata delantera más próxima a nosotros adelantada. De este modo el animal descubre por completo su zona vital. Un tiro en la zona baja del codillo, apuntando a la pata delantera del otro lado, garantizará el cobro del animal. Si en esta posición el animal se encuentra con la pata delantera más próxima a nosotros atrasada, debemos tener mucha precaución con el húmero y la articulación del codo, por lo que hay que intentar no quedarse demasiado bajo en el tiro.

Texto y fotos: José Salvador Ramírez García Infografías: Alejandro Martín

CORZOS: MARCAS EN EL SUELO.-

Empiezan a alargarse los días. Aumentan las horas de luz, y pocos jornadas antes de asomar la primavera, descubrimos nuevas marcas a los pies de los árboles.

Solo unos días antes, podíamos ver grupos de machos y hembras desplazarse entre los bosquecillos. Asomándose a los praderones y compartiendo los primeros brotes de los arbustos y zarzales.  Pero parece sonar el calendario de la primavera, y ya resulta más difícil verles juntos a machos y hembras. Su periodo gregario de invierno torna a una vida más en solitario.

Con la cuerna ya completada, pero cubierta aun de su borra, los corzos no frecuentan rascaderos. Aun no parece el mejor momento.  Pero casi a cada paso, la base de los arboles queda limpia de hojas y hierbas, fruto del rascado impetuoso de las pezuñas de los corzos.

Ver el campo cubierto de hojas secas, blanqueadas por los hielos y el agua. Y de repente pequeños clareados en los que solo se ve la tierra oscura al pie de los árboles. Algo ha cambiado, o algo está por cambiar.

Búsqueda de nuevos pastos, pero principalmente búsqueda de recuperar el territorio de verano. Territorio diferente, más amplio, más estratégico, con un marcado interés reproductivo.  El marcado del nuevo territorio por los corzos, se hace a base de sustancias químicas. Sustancias olorosas que son un nuevo lenguaje que posicionará a cada macho en su territorio.

Las glándulas odoríferas que portan los corzos en su cuerpo son los pinceles con los que trazan los mensajes destinados  a sus congéneres y adversarios.

Estas glándulas están localizadas en la zona de la frente, en las pezuñas traseras y delanteras, así como en la cara, muy próximas a los ojos.

Mas visibles son los roscaderos de sus cuernas, en donde pelan literalmente  pequeñas ramas y arbolillos. Literalmente, repito,  descorrean las ramas, las pelan y muchas veces terminan secándose.

Las rozaduras en el suelo se realizan con las patas. Las pezuñas  son muy afiladas y dejan unos surcos marcados, muy visibles. Limpias de hojarasca pequeñas superficies de algo más de medio metro cuadrado, en la base de árboles. Carteles publicitarios muy visibles para otros corzos y también para nosotros.

Los machos dominantes, cada año suelen repetir el marcaje de su mismo territorio. De mayor o menor tamaño en función del tipo de terreno, el territorio se repite año tras años. Si el macho dominante muere, otro intentará ocupar ese lugar, su rango y su espacio vital y reproductivo.

El marcado, en suelo o en arbolado, permite avisar al resto de machos de que él es el líder en esa zona. Los jóvenes machos que se encuentren con poder y fuerza, seguramente crucen las líneas marcadas y terminarán por enfrentarse. Un territorio, un corzo.

Las hembras pueden tener a su vez su propia zona o territorio. Normalmente coincidiera en parte con el de algún corzo o de varios. Solapan zonas con los territorios de otros corzos machos, se entremezclan.

A diferencia de los ciervos que buscan mantener un aren, los corzos  hacen intransitable para otros machos una zona específica. Su territorio.

Las marcas en el suelo. Otro lenguaje más a interpretar.

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

Instructor Caza con Arco. IBEP ; RFEC;

CAIDAS DESDE UN PUESTO ELEVADO: CIFRAS.

De estas cosas no suele hablarse en las redes sociales. Pero nosotros no siempre hablamos o trabajamos con lo habitual. Tampoco los arcos tradicionales, digamos de alta gama, son el centro del mercado y, sí que son nuestro pequeño mínimo nicho, sin apenas clientela y con una volumen tendente a menos. Pero también esto nos gusta, y lo hacemos.


os dramáticos y solitarios talegazos que algunos de los cazadores  por accidente se propinan, cuando cazan desde un puesto elevado y se precipitan al suelo, terminan – al menos en USA-  por engrosar las estadísticas de accidentes de este tipo.  Pero las estadísticas en un informe que se apila en una estantería solo benefician a quienes cobraron al realizarlas.

Para nosotros su valor es justo el mirarlas nuevamente, desde el punto de vista de quienes las generaron – con su accidente – o de sus potenciales nuevos posibles afectados futuros. Solo así pueden ser útiles. No son algo de interés general, y por eso nos interesan.

Periodo de estudio: 2009 a 2015. Localización en 7 Estados de USA. Organismo generador:  TSSA “ Tree Stand Safety Awareness “ que es el organismo  que controla estándares de calidad en material para tree-stand. Informe elaborado por el Dr. Glen Mayhew.

Tal vez, el mero hecho de exponer que el 10% de las caídas desde un puesto elevado son mortales, pueda llamar nuestra atención. Pero si desagregamos  aún más tal vez podamos sacar conclusiones aplicables a un  estilo de caza algo más europeo.

  • La edad media de los afectados en este tipo de accidentes, por caída desde puesto elevado es de 46 años.  Podríamos pensar que, los más jóvenes, cuentan con mejores  reflejos y dotación física, y que se escapan de las caídas. O tal vez que sus reflejos y habilidad física, les salvaron de la fatal caída.  Podríamos pensar que a los mayores de esta edad, el exceso de prudencia – por la carencia de condición física precisamente -  le ha dejado menos expuestos a estos riesgos. O quizás la búsqueda de más y mejores resortes de seguridad: Mejores arneses, mejores peldaños de acceso, periodos más cortos de espera, menor altura de los puestos, asunción de menores riesgos en cada movimiento, etc. Sírvanos de  dato para meditar.
  • Casi la mitad de las caídas, ocurren una vez se esta arriba, en el puesto. Si, tal vez una vez instalados allí arriba, en traspié, una mala medición de los bordes, un desequilibrio al moverse a buscar algo o abrir el arco, una cabezada, etc. Pero casi un 20% se produce al bajar del puesto y otro 20% cuando ascendemos a él. El descenso es , a veces explicable por lo agarrotados que nos encontramos, la baja visibilidad, por querer bajar todo el material de golpe, por las prisas en regresar, etc. Pero la subida, es siempre menos explicable, precisamente por lo mismo, pero en sentido contrario, pues la planificación de los movimientos es justo en ese momento. ¡ Curioso al menos ¡  ¿No?.
  • La altura media a la que los americanos instalan sus puestos elevados es de 5 metros.  A esta altura ese casi 40% de las caídas desde el puesto, en cazadores de una edad de 46 años, no es raro estimar que produzcan un tal alto porcentaje de fallecimientos: 10%. Y tal vez el resto de daños mayores en el resto de ese 90% restante sea muy grave.
  • Vista en donde, y visto la edad y la altura, veamos las tres causas más frecuentes  origen de los accidentes. No existe, como era de esperar una sola y única causa, que motive todos o la gran mayoría de los accidentes. La combinación de varias causas es “ la causa “.  Pero el componente más frecuente es la perdida de equilibrio o la perdida de seguridad en un agarre o sujeción. Este elemento esta inmerso en el 82% de los accidentes. La rotura o soltado de correajes de arnés participa en el 40% de las caídas. Por no hacer prolijo el número de causas solo decir que la entrada el puesto , desde la línea de subida para instalarse en él, motiva o influye al menos en un 30% de los accidentes. Y por último la rotura de algún elemento del puesto participa en  más de un 20% de las causas de accidente..

 

En Europa la caza desde puesto elevado en aun menos frecuente. La caza del cola-blanca  en USA, casi requiere de la colocación de un puesto a mucha altura para escapar de su campo de visión y que el cazador sea más difícilmente detectado. En Europa los ciervos se mueven en dehesas de configuración arbórea distinta, entre arboles de  ramajes más abiertos.  En España se usan los grandes alcornoques, robles y encinas, que ofrecen una horquilla a mucha menos altura normalmente.  El casi  antidiluviano primo del cola-blanca, nuestro corzo europeo, se caza mucho menos frecuentemente con arco de lo que se hace al otro lado del charco. Los franceses, vienen utilizando puestos elevados desde hace algunas décadas en la caza con arco del “ capreolus “ europeo.  En estos casos, tanto la altura como las circunstancias y edad son muy similares a las de nuestros contemporáneos arqueros americanos.

Ya encima de la apertura de temporada del corzo, no viene más meditar sobre ello, especialmente a quienes – por mucha experiencia y lances ya vividos – nos encontramos en  esos rangos de edad, o más.

!  Pongamos las barbas,,,,en remojo ¡.

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

Instructor Caza con Arco. IBEP ; RFEC;

ARCOS TRADICIONALES AMERICANOS VS EUROPEOS

ARCOS TRADICIONALES AMERICANOS VS EUROPEOS

Chicago   24 enero 2019 

De entre 58 a 66 pulgadas de largo, y en potencias y diseños similares, podría pensarse que el mercado americano del arco tradicional es solo una parte – la más potente es cierto – de lo que es el resto del mercado mundial.

No podemos quitarle al Cesar lo que del Cesar es. El mundo de la arquería moderna, se ha expandido desde EEUU a partir de la  primera mitad del pasado siglo, al resto del mundo.  Pero los productos de ajustan y se ven alterados en sus configuraciones y diseños, cuando el paso del tiempo hace que se adapten a los diferentes mercados. Siempre el Mercado. El tamaño del mercado americano es incomparablemente mayor al europeo. Y dentro de Europa, Alemania, Francia y Austria, son sin duda las referencias numéricas y de volumen a considerar.  Si tenemos en cuenta que en EEUU la gran mayoría de arqueros cazan con arco, y no resulta así en Europa, donde en los principales “mercados” no esta autorizada la caza con arco, podremos tomar este hecho y referencia, como base de diferenciación.

Mismos arcos y fabricantes, durante la segunda mitad del pasado siglo, servían de suministradores a ambos lados del charco. Pero como podríamos haber advertido en un sector como el de los coches, los usos afectan finalmente a los diseños y finalmente a las formas.

El pasado siglo, era evidente que en Europa gustábamos de arcos de caza de potencia muy altas en comparación con los cazadores arqueros americanos. En los EEUU es normal que se cace con arcos tradicionales y potencias de poco más de 50 libras, y a veces incluso con menos. En Europa, siempre hemos utilizado potencias más cercanas a los 60 libras o incluso bastante más. Nuestras piezas de caza, ni resultaban ser más duras ni más pesadas   que las americanas, pero era una cuestión de gustos. Además, los escritores de este lado del charco, y especialmente los que hemos escrito en España, no dábamos crédito a un arco de caza de menos de 60 o 65 libras. Tal vez siempre hemos sido “influidos “en nuestros escritos, de otros que nos sirvieron de base y que, siendo americanos, fueron escritos algunas décadas antes. Tal vez muchas décadas atrás.

Pero mi intención en estas notas es solo poner énfasis en los rasgos que empiezo a detectar en los gustos que ya se manifiestan en los dos mercados: Europa y EEUU.   Visitas una feria de arquería tradicional en Europa y salta a la vista que los arcos cubren una función marcadamente deportiva y mucho menos cinegética. Y ocurre al contrario cuando paseas por los stands de una feria americana, como me ocurre en estos días aquí en Michigan.  Mismos fabricantes – al menos en pasadas décadas, ya no –, pero ya cambian incluso los perfiles, diseños y conceptos allí y aquí.

Las marcas americanas no son ajenas a todo esto, pese a su egocentrismo en este tipo de cosas para las que se ven – y tal vez lo son – el centro del Universo. Son conscientes ya, de que los gustos aquí son otros. Las necesidades también son otras. Y finalmente, las grandes marcas americanas del tradicional apenas centran un 10 o 15 por ciento de sus ventas aquí.  Si unimos esto a que hay cientos de artesanos ya en Europa haciendo arcos – casi tantos artesanos como garajes -, el resultado es que en pocos años los arcos que se usen aquí serán tan diferentes de los de allí, como lo son los 4×4 de uno y otro lado del océano.

Los sindicatos o agrupaciones de fabricantes americanos por un lado y por el otro los grupos de fabricantes asociados en Europa, hablan cada año de esta tendencia. De ser solo una anécdota, ha pasado a ser un elemento muy serio de análisis cada año. Uno de los puntos del día capitales.

El estar a mitad de camino entre unos y otros, o lo que es más importante, trabajar con ambos, me ha permitido meter la nariz en los dos grupos de opinión. Y los que es peor, me ha permitido hasta opinar. ¡Estos romanos están locos ¡.

Lo importante seguramente no sea ver que había diferencias entre un viejo Willy y uno de los primeros y coetáneos   Land Rover iniciales. Lo realmente valioso habría sido poder adivinar como del Willy se ha pasado a los actuales Truck americanos, y de los viejos Land Rover a los modernos Mercedes 4×4 ( por poner solo un ejemplo ).  Pero mis dotes adivinatorias, dejan mucho que desear, y de ser buenas – que seguramente lo sean o no – tal vez sea más prudente guardarlas para uso propio.  ¿No creen Vds. ?.

Alejandro Martín  “ TioJander”

Kalamazoo , MI

26 de Enero de 2019

 

M.R. JAMES : ALGUNAS REFLEXIONES.

M.R.James, uno de los grandes de la caza con arco en USA, nacido en  Wabash Country (Illinois).

Por aquello de generar temas de discusión dejo algunas de sus reflexiones. Dejo ver algunas cuestiones de las muchas que acometió M.R.James  ( fundador y editor de la revista  Bowhunter casi durante treinta y cinco años  ). En su columna de la revista  “Thoughts and Tips”  y en muchos programas de TV Outdoor Channer  , dejo reflexiones sobre  asuntos complejamente “ simples “. Siempre objeto de reflexión.

Algunos de sus libros – en un inglés de fácil lectura – son: “Hunting the Dream”, “ My Place”,

Acerco algunas notas de sus reflexiones y comentarios de su popular columna en “ Bowhunter Magazine “. Las notas son atemporales y tomadas de antiguas publicaciones.  Todo cambia y todo parece ser igual.

James, deja constancia de su irritación por los múltiples puntos de vista que son esgrimidos de manera más o menos altisonante por gran parte del colectivo cazador con arco, y que en la mayoría de los casos denotan una definitiva ausencia de consistencia  de criterio.

Irritado, como digo, por este bombardeo de ideas continuo decide plantear las siguientes sentencias. Solicita – Mr. James – silencio a la concurrencia, avalado por sus años y su experiencia – dicho sea de paso de la que nadie parece dudar – y solicita se medite sobre estas sentencias …………antes de hablar.  Como digo, su prestigio y experiencia siempre se lo han permitido.

Como son muchas y en la mayoría de los casos no relacionadas con nuestra caza europea, me he permitido seleccionar solo algunas sobre las que creo es interesante meditar y hacer un ……………………… “stop and go”.

  • La velocidad mata …….pero, la perfecta colocación de la flecha  es el secreto de un buen lance. Considera que no se trata de lo rápido que viaja nuestra flecha, se trata más bien de donde impacta esta y de cuanto es capaz de penetrar.   Termina el párrafo diciendo …fin de la discusión.
  • La más satisfactoria manera de cazar con arco cualquier animal es con los pies firmemente asentados en el suelo : recechando o en espera.  Otras fórmulas, de diferente nivel de satisfacción, pero  sin duda más efectiva  , es disparar desde el puesto en un árbol.
  • La mejor punta de caza es ….la mas grande, la más robusta , la mas afilada , la de mejor vuelo que  puedas encontrar.  Termina Mr. James diciendo que las minúsculas y de mínimo peso son adecuadas para asuntos infantiles.
  • En el mundo actual, y refiriéndose a los cazadores arqueros de un importante nivel ( top bowhunter )  sentencia que su efectividad en caza podría ser exactamente igual utilizando arcos clásicos , artesanos , long bow o poleas.  ( Es decir que lo importante es siempre “ el indio”,,,nota personal ).
  • En esencia el último desafío de la caza con arco, es el poder colocarte a tan corta distancia, permaneciendo indetectado, con las emociones bajo control  y realizando un deliberado buen disparo.

Solo unas notas de reflexión, para mi naturalmente. Pero puede que resulten reflexivas para alguien más.

 

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

Instructor Caza con Arco. IBEP ; RFEC;

KALAMAZOO : Traditional Bowhunters Expo 2019 ( 2/2)

Klamazoo, 27 de Enero de 2019.

Aproveché la hora de la comida para empezar la visita por el principio. Frente al stand de Predator estaba el de Great Northern. Organizadores del evento, su stand recibía al visitante y aproveche para saludar y comprar algunas cosas de esas que no es fácil tener como repuesto. Tras un tiempo en que las diferencias generacionales hicieron dividir el negocio de carcaj y arcos. Pero ya en manos del hijo Mayor Bob Brumm, la mesura y la sensatez, parece que ha vuelto a esta histórica casa. Un solo negocio, una familia y mucho mejor situación. Fue un placer saludarle y charlar sobre su material además de comprar alguna cosa.

Di un ´mínimo salto y me planté en la exposición de Great Plains.  Me encontré con la edición casi con la tinta fresca del nuevo catalogo de la marca. Sencillo, pero actualizado. La imagen de los arcos de siempre con alguna mínima variante. Shane no es dado a agrandes cambios, y como el dice, las mejoras sutiles en calidad no precisan cambios de imagen. Pero lo que si que es cierto es que si Great Plains podía presumir de una de las mejores empuñaduras de mercado, ahora las nuevas palas le dan ese toque de excelencia que hacen redondo a un arco de alta gama, que siéndolo, mejora. Shane, dueño de Great Plains, se formó técnicamente en la cuna de Predator con Mike y Ron. Y el resultado se aprecia rápido. Seguramente podamos colaborar más desde aquí, incluir materiales de cuero español, les resulta muy apetecible, y a nosotros nos honra poder aportar ideas. Aquí en Europa Great Plains se distribuye por www.arcodos.com.

Frente al stand de mis socios Great Plains, el siempre imprescindible de Fred Asbell y su esposa. Un gran stand central en el que destaca el protagonismo de este hombre altísimo, que irradia magnetismo a quienes se le acercan. Es una estrella viva, muy mayor ya, pero exudando experiencia y saber.  Y Caí en la tentación, como no de probarme una de sus famosas chaquetas a cuadros de lana. No llegué a sentir la sutil melodía country y el rascar de un banjo, pero casi.

Por supuesto visité un stand principal de Black Widow, que denota su posición  capital en el mercado. Ya no son lo que fueron, pero quien tubo retuvo y siguen marcando el paso en este mercado.  A su lado el mayúsculo también estad de Bear. Tras una foto a tamaño real del Sr. Bear, un amplio muestrario actual de la marca. Sigue siendo esta marca, la más popular y seguramente la que más arcos vende aun en los EEUU.

Muchos otros grandes fabricantes y otros más modestos. “ Le Claire “ in person, presidia su stand recostado en un sillón en el que siempre que pasé, descansaba su cabeza dormido. La gente bajábamos el tono de voz, por respeto y sin duda para no despertarle, mientras preguntábamos al resto de su staff sobre el material.

Aproveche para charlar largo y tendido con “Morrison”. Nuevo dueño y arcos radicalmente diferentes a los que en su da conocimos, pero realmente impresionantes.  Arcos Navajo, Stalker, Java,etc. Me acerqué al rincón de la revista Traditional Bowhunter y hojeé el ultimo de los números en papel. Nada como el papel de siempre y de una de las revistas de la que tengo en mi estantería decenas de números… o más. Y uno de los editores aprovechó para presentarme la revista y naturalmente para venderme la suscripción. “ Soy suscriptor ya “, le dije y muy antiguo, y aprovechamos para conversar un buen rato. Imagino su sorpresa.

Otro de los grandes stands, el de 3Rivers, presidia el fondo de la sala. Johnathan Karch  Vicepresidente   y Dean VanderHorst , Jefe de producción atendían personalmente la feria. Una puesta en escena potente para una de las grandes firmas en distribución. A la tarde coincidiría en una cena con ellos dos, junto con la familia de Ron Pitsley. Una cena en honor de Ron, de quien eran también muy amigos.  La cena inesperada con esta nueva compañía deparó un muy interesante acercamiento. Muy curiosos de conocer lo que pasa por aquí en Europa. Una puerta que se abrió inesperadamente para mí. Quien alguien quiere en este mundillo, pasa por las manos de esta empresa. Con Johnathan y especialmente con Dean, muy ligado a la familia Pittsley/ Hoadley, pude charlar durante la cena y en los aperitivos, más  que de arcos de negocios. Más que interesante cena.

Sobre el componente sentimental de la visita, con la familia Pittsley, especialmente Cathy y su hijo, me reservo los muchos sentimientos que afloraron. Pero guardo un íntimo recuerdo y el agradecimiento de sentirme plenamente miembro de la familia.

Poco tiempo en el “ Show ”, como dicen ellos. Pude probar algunos arcos, y abrir muchos más. Tocar, ver, acariciar, sentir las sensaciones. Un arco tradicional sin alma……. No transmite.  Todo rápido, todo un poco frenético, pero intenso y productivo.

La vuelta de Kalamazoo a Michigan, fue casi tan azarosa como la llegada. Quitanieves delante del avión abriendo pista, y la amenaza de un frente polar que amenazaba con tormenta polar de nieve y temperaturas que llegarían a los -30 o -40 grados.  Despegué y todo tornó a la normalidad.

 Ver parte 1ª del reportaje

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

Instructor Caza con Arco. IBEP ; RFEC;

KALAMAZOO : Traditional Bowhunters Expo 2019 ( 1/2)

 

Klamazoo, 26 de Enero de 2019.

La sensación fue un poco brusca y sorprendente. Y finalmente no tomamos tierra. El avión viró rápidamente y volvimos a Michigan. Casi habíamos entrado en pista en el aeropuerto de Kalamazoo. Era uno de esos aviones pequeños de tres asientos por fila y que requiere avanzar agachados al entrar y salir.  El despegue fue ya premonitorio. un buen rato en pista, mientras nos rociaban con vapor caliente para descongelar el fuselaje y las alas. Por último, otra grúa desparramaba litros de anticongelante naranja, que veíamos caer en el exterior de las ventanillas. Una noche en el Hilton del aeropuerto y mi segundo vuelo cancelado por avería.  Y tras estas bagatelas, llegué con día y pico de retaso al motel. Me dejé caer en la cama y dije “mañana será otro día “.

La tundra de Michigan, como mi amigo Mike llama a Kalamazoo – ahora sé por qué – estaba todo completamente nevado. Pero coches y camiones funcionan como si fuese lo más normal del mundo. Ocho, diez o quince bajo cero, pero todo el mundo funcionando. Llegué el recinto ferial el Sábado, en donde se celebraba el  “ Traditional Bowhunters Expo “ desde el día anterior.

Tres grandes naves albergan esta feria sectorial anual, dedicada a los arcos tradicionales y accesorios relacionados: Cuero, Libros, históricos, segunda mano, etc. Un enorme sabor “ country”, destilaba nada más entrar.

Mi objetico en la feria era poder encontrarme con mi colaborador y amigo Mike Hoadley. Tras el desgraciado fallecimiento del su socio Ron Pittsley, co-fundador de Predator, quería poder abrazarle y hacerle participe de mi presencia. La viuda de Ron, Cathy, y su hijo  estaban también, también y todo resultaría muy emocionante y entrañable.

Por otro lado me encontraría con Shane y Carissa ,, de Great Plains. A ellos les había visitado en Kansas, pocos meses antes. Pero era una gran oportunidad de seguir avanzando en mi nueva relación como su Distribuidor aquí en tierras europeas.

El recibimiento de toda la familia Predator fue realmente increíble. Mucho más cariñosa de lo que esperaba. Y muy emocionante por cuanto todo giraba alrededor de la reciente ausencia de Ron. Pero afortunadamente, la familia y Mike han sabido tomar el control y el liderazgo de forma firme y decidida. Son una verdadera familia, remando juntos. Eso era lo que me habría gustado encontrar y afortunadamente eso es lo que encontré.

Aproveché mi escasa jornada del sábado para recorrer casi a velocidad de crucero toda la feria. Empecé por una gran sala, en la que habían habilitado un indor con dianas 3D. Una nutrida línea de tiradores, que aprovechaban para probar los arcos – nuevos o usados – que se exhibían en los stands .

  

Cruce la sala principal para saludar y hacerme presente a mis socios de Great Plains, y me dirijo a la gran sala de los clásicos.  Un inmenso expositor de arcos de segunda mano, donde cientos de arcos esperaban colmar la curiosidad de quienes pudiéramos buscar un modelo especial y tal vez aun a buen precio.  En el centro de la sala se mostraban esos objetos de culto que a todos nos enamoran. Desde poster  de Tembo firmados y arcos originales de Howard Hill, material de “ Chief “, o las reliquias de Fred Bear. Todo ello ahí, a centímetros de mi, en las viejas vitrinas que te sumergían en la historia romántica y aventurera de los pioneros del siglo pasado.

 

 

Los americanos ponen en valor estas cosas de su historia. Nunca fueron Imperio como nosotros los españoles, y cultivan casi religiosamente a sus viejas leyendas, que para ellos ya lo son con apenas cien años. No escondo que sentí una sana envidia.

 

Volví al stand de Predator y me habían  reservado un café, que a esas horas ya apetecía. Una larga, larguísima charla con Mike en esos momentos de menos afluencia de gente. Nuestra relación Predator/Arcodos, entra ya en los dieciséis años. Fui el primer vendedor de Predator, incluso antes de abrir la fábrica.  Tengo la suerte de poder hablar con Mike – como antes lo hacía también con Ron – incluso de asuntos menos gratos, más aburridos o sencillamente de negocios, con la más amplia confianza. Esta charla pausada, y la que al final de día,

Ver parte 2ª del reportaje.

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

Instructor Caza con Arco. IBEP ; RFEC;