La caza americana en cifras…. ¿ Y aqui ?

Seguramente si fuéramos capaces de entender la caza actual como algo similar a la industria del turismo, seriamos capaces de entender, por capilaridad ibérica, lo que podría suponer la caza – vista como una industrial rural – en una zona como España.
El turismo es nuestra principal industria. Adoptada y aceptada, sin grandes reservas desde el medio rural, seria fácilmente trasladable – desde este punto de vista – como un balón de oxigeno a las cada vez más empobrecidas e inhóspitas zonas del campo peninsular.

El turismo es con toda seguridad, infinitamente más agresivo con el medio natural de lo que lo es cualquier modalidad de caza, por muy extensiva que esta sea. Sin embargo, raramente los grupos ecologistas, tienen éxito en sus enfrentamientos, con lo que es comúnmente aceptado como nuestra industria nacional. Muy especialmente en el mundo rural. Es un medio de vida, es fijador de población, es cíclico y compatible con otras actividades económicas. Lo mismo que podríamos decir de la caza.

Veamos unas cifras, solo unos datos económicos, de lo que supone la industria de la caza en un país proclive y favorecedora para con esta actividad como es Estados Unidos.
Hablamos de caza en general y utilizamos datos de 2001. La razón es que los datos publicados por la International Association of Fish and Wildlife Agencies, desagregan las repercusiones de las cuantías y pormenorizan las repercusiones.
Consideremos que en 2001, en USA se gastan 5.300 millones de dólares en pagos por caza y en concepto de viaje, más 6.400 millones de dólares gastados en equitación básica, más otros 8.400 millones de dólares en artículos de lujo relacionados con la caza. En 2001 había aproximadamente 13 millones de cazadores en los Estados Unidos. ( actualmente hay aproximadamente 1,2 millones en Francia y más menos 1 millos en España ). ¿ Hacemos números?.
Hablamos de una industria en EEUU que genera una facturación final de aproximadamente 25.000 millones de dólares y una repercusión final de aproximadamente 65.000 millones de dólares ( efecto multiplicador entre 100% y 200% ), y en no menos de un millón de empleos directos. Naturalmente los 13 millones de americanos cazadores en 2001 ( mayores de 16 años) tienen además otros 25 millones de americanos que ejercitan deportes de tiro. ¿ Seguimos haciendo números?.http://arcodos.com/satellite-p-365.html
Comenta el informe que los impuestos federales en forma de tasas generaron en 2001, 2.400 millones de ingresos directos al Estado americano. Las cifras en los Estados Unidos son poco homogéneas entre los diferentes estados. Son territorios muy distintos y con poblaciones diversas en número y concentración. Por esto los acumulados totales desagregados pueden servir de referente claro y comparativo.

Si hablamos de 13 millones de cazadores, hay que referir que 10.2 millones lo son de la caza del ciervo y que apenas 3 millones de ellos practican la caza de aves migratorias. El informe habla de 228 millones de jornadas de caza de cualquier tipo en ese año.
Pero si contamos con una industria que mueve13 millones de cazadores y 228 millones de jornadas de caza, ¿ cómo se reparte el pastel de la industria?.
Pues las grandes partidas de gasto se centran en:

• 2.000 millones de Dólares en comidas y bebidas.
• 1.800       “                 “        en gasto de trasporte ( público o privado).
• 4.700       “                 “        en armas, munición , perros complementos, etc.
•    550       “                 “        en ropa, botas y complementos técnicos del cazador.
• 8.300       “                 “        en vehículos de caza, 4×4, Pickup, Auto caravanas, etc.
• 4.000       “                 “        en gastos de gestión directa de fincas ( propiedad y alquiler).

Y así hasta un total de 24.700 millones de dólares de facturación anual directa en el referido 2001. El efecto multiplicador dispara el negocio inducido colateral hasta los 67.500 millones de dólares anuales. De estos importes aproximadamente 16.800 millones de dólares en sueldos y salarios que generan aproximadamente 575.400 empleos directos.

De estas cifras se generan 995 millones de dólares en impuestos sobre combustible, además de los indicados 267 millones de tasas estatales directas sobre caza y otros 2.900 millones de dólares en impuestos y tasas Federales. ¡ Toda una industria, que no entiende de adscripciones políticas o religiosas ¡.

De esta sustancial tarta, en un país acostumbrado a la movilidad profusa, una muy importante porción del negocio se genera por cazadores que no son residentes de los diferentes estados en que se hace el estudio. Del referido importe de facturación directa de 24.700 millones de dólares, 3.200 millones de dólares son generados por cazadores foráneos ( de otros estados y extranjeros ). Este tipo de “ turistas “ tienen un efecto multiplicador aun mayor en los negocios relacionados y generan aproximadamente 8.400 millones de dólares de negocio inducido, 2.150 millones en salarios y casi 80.000 empleos. Un buen negocio.

Tal vez sea momento de que la caza deportiva en España, sea vista como una industria potencialmente poderosa. No tanto por la propia caza en sí, sino como una hermana no tan menor de la industria turística.
Seguramente España sea una reserva turística cinegética para el resto de Europa. Una nueva industria a mimar y a cuidar. Muchos de los cazadores de Centro Europa, son ya, y pueden serlo aun más, unos clientes preferentes de este enorme sector. Igual que nos preocupamos de la huida del turista alemán o ingles a las playas yugoeslavas o tunecinas, deberíamos pensar desde ya en los cazadores Alemanes o británicos que se desplazan a los Países del Este o al continente Africano.

Guardando las distancias y la capacidad de pago, pensemos que en EEUU había efectivamente 5,3 millones de cazadores en 2001, y reflexionemos que en España puede haber 1 millón y casi 1.2 millones en la próxima Francia.
¿Es o no es una industria?.
Pero nada queda dicho de la caza con arco. La caza con arco será la actividad de estudio económico en la que profundizaremos desde esta plataforma de forma más extensiva. La caza con arco es la una actividad cinegética con crecimientos superiores al 20% y 30% anuales en los últimos diez años aquí en España, y de similares crecimientos en el resto de Europa.

No piensen que la industria americana no ha puesto el ojo ya en nuestra joven industria. Cada año , de los impuestos recaudados en USA a que arriba nos referíamos, no menos de entre 10.000 y 15.000 dólares , se remiten a Europa para la promoción de la caza con arco , para ejercer lobbies políticos y regulaciones favorables. Esto es lo que está oficialmente declarado por la propia Industria y por los organismos europeos. ¿Que no habrá? .