PUNTAS Y MAS PUNTAS…TIPOS DE PUNTAS DE CAZA.-(3)

De los dos capítulos anteriores ( 1 ) y ( 2 ), ya hemos visto la tipología de punta que podría encajar en el tipo de caza que nosotros hacemos. Y visto el tipo de punta de caza con arco que necesitamos, ¿ en qué elementos deberíamos concentrarnos para seleccionar la que será nuestra punta finalmente?.

Más que en el tipo, o los materiales o el propio  diseño, ahora que tenemos idea de lo que podemos encontrar en el mercado, y que ya  hemos dejado fuera a algunos formatos en lo que se refiere a  diseño, centrémonos en el uso que nosotros le vamos a dar a nuestra punta. Digamos nuestro caso personal y, visto así, como enfocaremos la última selección.

Pieza a cazar con nuestro arco.-

Los países técnicamente más avanzados en caza con arco, en los que casualmente los requerimientos técnicos son más exigentes, están precisamente en África. Los que nos hemos dedicado durante muchos años a la formación en caza con arco, y hemos podido realizar nuestra formación en estándares americanos o europeos, no podemos menos de aceptar que también en materia de formación, el más alto nivel técnico está, sin duda, en Sudáfrica. 

Digo esto porque allí los requerimientos técnicos para la caza con arco vienen determinados por el tamaño y envergadura del animal.  Un animal muy grande requiere, no el uso de un arco más potente, que sería el punto de vista europeo o americano, sino una energía de impacto en la flecha de un determinado valor mínimo para cada tipo de animal.  Por tanto, la punta de caza debe buscarse teniendo en cuenta el animal que pensamos cazar con arco, así de fácil. Y así de complejo.

A mayor tamaño de la pieza, mayor dureza y resistencia a la penetración. Mayor dificultad de encontrar y acceder con una flecha sus órganos vitales. Con esta filosofía, que atiende únicamente a planteamientos físicos, busquemos que punta necesitamos para cada animal.

Ciervos, gamos, cabras, son animales con una piel y osamenta que no ofrecen una gran resistencia al paso de una flecha. Puntas de caza mecánicas y de tipo mixto, son seguramente las más idóneas. Fácil penetración, adecuadas para tiros a larga distancia y gran capacidad de sangrado.

No es que estas puntas no sean adecuadas- me refiero a las mecánicas – en el caso de nuestros cochinos. Muchos grandes marranos se han abatido perfectamente con puntas expandibles. Pero en invierno y si manejamos potencias ajustadas, traspasar su coraza y conseguir generar hemorragia en sus pulmones, puede que requiera de una punta de hojas fijas, robusta. Y especialmente con arcos tradicionales y longbows.

Número de hojas.-

El número de hojas va a determinar una mayor o menor superficie de corte y mayor capacidad de sangrado.  Si la penetración no es el problema – bien por contar con una potencia de arco alta, o por tratarse de una pieza de dureza media o baja, más hojas nos asegurará una rápida recuperación del animal tras el dispara. Una muerte rápida y encontrar la pieza cerca del punto de impacto debe de ser nuestro objetivo. 

Pero si el problema es la penetración, debemos utilizar puntas de dos hojas.  Hay veces que si trabajamos con arcos de muy poca potencia, o bien arcos tradicionales lentos y que generen poca energía, debemos autolimitarnos. Debemos buscar puntas de pocas hojas y poco diámetro de corte. Al tener limitada la energía de impacto, debemos usar puntas que sean difíciles de parar una vez entren en el cuerpo de la pieza.

En consecuencia, si usamos arcos de gran potencia, no será mucho inconveniente el numero de hojas e incluso si  la superficie de corte es muy alta. Pero, no todos hemos nacido en el mismísimo Bilbao, y la edad nos va relegando a reconocer nuestro origen, más bien a las afueras  - o más allá- de esta hermosa ciudad. Cuando usamos arcos de potencia ajustada, deberíamos montar puntas de pocas hojas, y de poco diámetro de corte. Y confiar en nuestro tino y precisión.

“ No nos olvidemos que una MALÍSMA punta, disparada con un malísimo arco, matará perfectamente si colocamos la flecha en su sitio “ . Esto no lo dijo Leonardo, pero debería haberlo dicho.

Diseño de la parte frontal en la punta, el “ tip ”.-

Especialmente en las puntas mecánicas o expandibles, en las que el proceso móvil se activa al entrar en los tejidos, siempre existe el riesgo de que las hojas no se desplieguen. Menos frecuente en los nuevos diseños que en las viejas puntas, siempre hay que considerar este riesgo. Algunos fabricantes incorporaron una parte fija y letal en la punta. Esta parte fija, en muchas ocasiones posibilita ella misma la muerte de la pieza incluso si el resto de la punta no se despliega. Por esta razón la parte frontal de muchas puntas ofrece una zona de corte, una hoja incorporada en la parte delantera del perno. 

En las hojas fijas, en muchos casos se posiciona la propia hoja en la parte más adelantada de la punta. La propia hoja es la parte que antes impacta, empujada por el resto de la arquitectura de la punta de caza.  Para ello el grosor de la hoja es un elemento determinante y la integridad de la punta depende del grueso de la punta.

Otras puntas, prefieren incidir en un pernio puntiagudo, que es lo primero que toca a la pieza. Abre camino al transito posterior de las hojas, y suele ser el encargado de romper huesos y partes duras para facilitar el paso posterior de la flecha.

Muchos nos afanamos en destacar lo capital de contar con la punta adecuada al arco que tenemos, la potencia que usamos y especialmente el tipo de caza que hacemos y a la pieza perseguida.

Es cierto que cualquier punta es potencialmente letal, si se coloca bien. No nos engañemos, esto es cierto. Pero no es menos cierto que igual de letal es un arco de cien euros, y todos los cazadores con arco buscan tener un arma de más poderío, acompañarla de una flechas y accesorios de calidad, para poder cazar con este equipo. Las puntas en muchos casos son el elemento más barato del equipo, y obviar la importancia de los efectos de una buena punta es dejar a la suerte el pronóstico de nuestros lances.

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

#arcodos

#puntasdecaza

PUNTAS Y MAS PUNTAS…TIPOS DE PUNTAS DE CAZA.-(2)

Veamos ahora qué es lo que buscamos en una punta de caza con arco, y para qué lo buscamos.

Describimos anteriormente los dos grandes tipos de puntas de caza con arco: Puntas fijas y expandibles.

Pero, cuando nos ponemos a buscar de entre la enorme oferta del mercado, la punta que queremos, la que necesitamos, ¿ en que elementos nos debemos fijar y porque ?.

Puntas con restricción legal .-

En algunos países europeos y en determinadas regiones, la normativa no autoriza el uso de puntas de caza con arco , mecánicas o expandibles. En algunos países y zonas, dejan fuera de autorización utilizar puntas en forma de arpón.  Los casos más generalizados son los de la prohibición de utilizar puntas con veneno, y las puntas explosivas. 

Las puntas en forma de arpón, se pensó en la segunda mitad del pasado siglo que, de sobrevivir el animal tras un mal disparo, la salida de la flecha del cuerpo resultaba imposible. Se presuponía que la punta, al no poder salir del cuerpo generaría un sufrimiento innecesario y dificultades de cicatrización en las heridas. Las puntas expandibles, en muchos casos o casi en todos, están diseñadas para abrirse al entrar en el cuerpo del animal. Pero en casi ningún caso se prevé que puedan cerrarse al extraerlas. Este hecho las transforma casi en un arpón que impide su salida natural si el animal no muere por la herida. Y esta suele ser la causa de que no se autorice sus usos en algunas zonas.

 

Conviene considerar este tipo de normativa, a la hora de seleccionar el material a usar. No siempre atiende a una razón técnica, pero la política en muchos casos determina este tipo de cosas. Los cazadores en este tipo de restricciones, tragamos carros y carretas, las más de las veces con nulo fundamente técnico. Amen pues.

Peso de la punta.-

El peso de la punta suele coincidir con el de las puntas de entrenamiento que usamos, con el fin de que se altere lo menos posible la trayectoria de vuelo de la flecha.   Hay puntas de caza con arco desde 80 grains y hasta digamos 300 grains.

Más peso suele buscar un mayor nivel de penetración, especialmente en la caza de grandes animales. Los estudios clásicos indican que una flecha con mucho peso en la punta facilita la penetración. Pero realmente la penetración, no viene determinada por la parte de la flecha en la que se concentre el peso, sino en que el impacto se realice lo más perpendicular posible con ese peso. Es decir que la flecha impacte recta.  Lo que ocurre es que una punta muy pesada, adelanta el centro de gravedad de la flecha y tiende a volar más recto, lo cual nos facilita un impacto con un ángulo más recto.

La falta de ajuste o las vicisitudes de la caza y el disparo no siempre facilitan un tiro limpio y un vuelo perfecto. Por esto una flecha con peso adelantado puede corregir y enderezar el vuelo.

Por otro lado, la tendencia actual suele ser ajustar el peso de la flecha en el interior de los tubos de las flechas y no tanto en la propia punta.   Una punta muy pesada suele ser muy grande, y esto precisamente en caza de grandes animales no siempre es una ventaja. Si buscamos gran penetración en un animal de piel dura y huesos muy fuertes, una punta de caza muy grande es un inconveniente, por la resistencia a la penetración que recibe al entrar.  Por esta razón suele ser más práctico utilizar una punta solida de digamos un peso medio 125 – 150 grains y montarla en una flecha en la que los insertos interiores aporten el resto de peso necesario en la flecha: 100, 120 grains.  Muchos de los  “definidores de flechas “, preferimos incluso cargar parte del peso la parte trasera de la flecha, en busca de un mejor equilibrio aerodinámico. Cada maestrillo,,,, ya se sabe.

 

Material de construcción de las puntas.-

Podríamos pensar que el mejor material siempre es el más resistente, y el que todos los cazadores arqueros preferimos. Pues pensamos bien, aunque no siempre esta elección es la que se hace.

Las puntas de fabricación en bloque suelen realizarse en una pieza, ya sea en fundición o procesando piezas de acero de herramienta. La dureza de un tipo u otro acero empleado, afectan a su resistencia a los impactos, a las torsiones y a la rotura. Pero también afectan a la facilidad de afilado posterior.

El acero más blando permite un fácil re-afilado posterior, y alarga la vida de muchas de nuestras puntas. Pero en algunos casos puede comprometer la resistencia en penetración en grandes huesos e incluso pueden doblarse ligeramente.

El acero más duro, siempre es más complejo de re-afilar. Pero en mi experiencia personal, he podido utilizar una misma punta en tres o cuatro animales, sin precisar recuperar el filo. Tres o cuatro usos letales son, a mi juicio, tiempo de trabajo satisfactorio para una de estas puntas, digamos de alta gama. Es cierto que suelen ser puntas muy caras, pero utilizarlas en varias ocasiones en muchos casos las termina haciendo baratas, especialmente dada su calidad. En este caso el dicho de que  “ lo caro es barato “, creo que es oportuno. Por último, decir que el filo extremo de estas puntas de acero muy duro, es muy vivo, y en ocasiones es frecuente que al interesar huesos salten alguna esquirla muy pequeña del borde del filo. Este hecho no afecta a la capacidad letal y de penetración de la flecha, y no suele requerir tampoco su  re-afilado.

La otra parte fundamental de la punta suelen ser los ejes o pernos, en las puntas no fabricadas en una pieza. Pueden ser ejes de hierro, acero o habitualmente en aluminio de aviación. La ventaja de estos materiales es siempre economizar el coste, pero el inconveniente es que suelen ser materiales maleables. No  hay nada peor que una punta que no tenga el eje completamente recto.  Por esta razón los pernos o ejes de acero suelen ser los más recomendables. Hay que tener en cuenta que algunos fabricantes de muy alta gama ( coincide que suelen hacer puntas muy caras ), emplean un aluminio especial, de idéntica resistencia al acero y que en situaciones de máxima presión rompen antes de generar ninguna torsión.

Diámetro y superficie de corte.-  

Este dato es fundamental para determinar la capacidad de generar un canal de hemorragia que consideremos mínimo o necesario.  Cuando penetramos una superficie moldeable con una punta, podríamos insertar una circunferencia en los extremos del corte de la punta. A mayor diámetro, mayor capacidad hemorrágica y de sangrado, y más rapidez en generar un proceso de muerte lo más “ humano” e incruento  posible.  Por otro lado, el numero de hojas que se monten en las puntas, pueden generar idéntico sangrado siendo menor este diámetro. Es decir, una punta de cuatro hojas más pequeñas puede generar idéntica superficie de corte que otra de dos hojas de mayor tamaño. Por esta razón el diámetro de corte muy alto no siempre es bueno para una gran penetración en el animal.

En este punto recurrimos a determinar la superficie de corte. Viene determinada tras medir la longitud de los filos de todas las puntas. Podemos tener mayor superficie si utilizamos muchas hojas en la punta ( y en consecuencia mayor sangrado ), pero a costa de frenar la penetración en los tejidos ( ofrecen más resistencia ).

En consecuencia, tanto el número de hojas como el tamaño de estas, debe venir determinado por el tipo de pieza que queremos abatir, y naturalmente por la potencia que usamos. Un animal de gran porte tendrá. una mayor resistencia s la penetración. En consecuencia requeriremos una punta de un diámetro de corte limitado, una punta muy sólida, y de no mucha superficie de corte ( o que la punta sea muy alargada ). El objetivo es conseguir superar la resistencia a la penetración y buscar sus órganos vitales.

Una pieza de caza de tipo medio puede abatirse con una punta de un diámetro de corte mayor, y con el uso de un mayor número de hojas. Aquí la resistencia a la penetración no es el problema, y nos concentraremos en la generación de un amplio canal de herida.

Calidad de vuelo.-

Si fuera preciso escoger una característica principal, sin duda esta sería mi elección. No es casual que las puntas que no distorsionan el vuelo de una flecha suelen ser las de mayor calidad y precio. El estudio y diseño aerodinámico de estas puntas, no es siempre barato. Es muy fácil troquelar una hoja de acero y ajustarla a un perno con dos tornillos. Pero modificar el diseño en base a un estudio en un túnel de vuelo, neutralizar las turbulencias y los ruidos, esto no es fácil y mucho menos es barato.

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

#arcodos

#puntasdecaza

PUNTAS Y MAS PUNTAS…TIPOS DE PUNTAS DE CAZA.- (1)