CAZABAN AYER, CAZAMOS HOY

Parece, como siempre, que se aprecia más nuestro increíble patrimonio desde fuera que aquí.
En muchos de los libros americanos y europeos sobre caza con arco, se ilustran sus introducciones con alusiones y fotografías a las reseñas artísticas rupestres de nuestro suelo peninsular. Algunos de los libros de Fadala y del mismísimo TJ Conrad, dejar ver muestras fotográficas de escenas rupestres de cazadores con arco que son el tesoro de alguna de nuestras cuevas o abrigos.
Por esta razón, la Cova dels Cavalls ( Castellón ), muestra una de las escenas más repetidas en la bibliografía cinegética digamos a nivel mundial.
Solo quiero comentar en estas notas, no los muchísimos registros y cuevas que tenemos, sino solo una mínima referencia. Mi intención es emparejar las formas y técnicas de caza que entonces se realizaban – arco en mano – y las que ahora realizamos – también arco en mano -. Nada ha cambiado en la técnica. Salvo que entonces, se cazada para sobrevivir, y ahora muchos vivimos con la caza en nuestras mentes.
La caza en aquellos albores era casi siempre una actividad colectiva. La caza en solitario, incluso al aguardo, seguramente fuera menos frecuente. Los riesgos del hombre como “pieza “eran muchas veces sopesados, antes de moverse en solitario.
No debe sorprendernos que veamos reflejadas en estas pinturas rupestres, escenas tan actuales, como si no hubiera pasado el tiempo.

    

La Cova Dels Cavalls , en Tiring en Castellón, siendo las más reproducida, tal vez muestra solo una imagen clásica. Un grupo de ocho o diez ciervos y ciervas a la carrera, seguramente presionados por otros cazadores, y que van al encuentro de un pequeño grupo de arqueros apostados. La pintura deja ver a cuatro arqueros alineados frente a las reses, y en posición de tiro con sus arcos abiertos y con flechas de repuesto a su costado en el suelo. Un primer arquero se muestra con el arco abierto, en una posición casi idéntica a la que se podría ver en un cazador actual de arco tradicional. Un par de flecha en el suelo y una tercera montada en el arco ya abierto y orientado a uno de los ciervos que se le aproxima a la carrera. El arquero está con una rodilla en tierra y la otra pierna flexionada, seguramente pertrechado tras alguna piedra o mata que le esconda. Los arcos parecen bastante largos, y las flechas, en casi todos los casos también parecen contar con un largo importante. En alguna de las pinturas se aprecia un cierto empenaje trasero en las flechas. Los arcos mantienen una parte central muy recta y la curvatura se genera en casi todos los casos en los extremos.
Un segundo cazador se encuentra sentado, y con las piernas estiradas. Esta con su arco montado y a punto de disparar. La colocación de las flechas de repuesto a su costado, nos hace ver que está situado en el suelo escondido y disparando. La figura de otro ciervo se le acerca, y puede apreciarse que el animal ya lleva en su cuerpo otras dos o tres flechas clavadas orientadas a este cazador.
Un tercer arquero, también en posición de tiro, parece reposar una de sus rodillas sobre una piedra o zona más alta. Permanece disparando erguido y concentrado en otros dos animales que se le acercan y a quienes parece que, también él, ha acertado ya con alguna de sus flechas.
La alineación de los cazadores, la referencia en sus posturas corporales a que se encuentran apostado, así como la carrera del grupo de ciervos, nos indica que esto no nos es algo extraño. ¿No?.

                           

Solana de las Covachas                                              Abrigo de los Toros

Otra muestra de registro rupestre es la de la Solana De Las Covachas en Nerpio en Albacete. Esta pintura es mucho más desalineada. Pero muestra en uno de los laterales una línea perfecta de seis cazadores arqueros, también en posición de tiro, y con sus arcos abiertos. La alineación es, sin duda un elemento que nos enseña la técnica empleada para la caza de ciervos, o al menos una de ellas.

Una de mis preferidas es la pintura del Abrigo De Los Toros en el Prado del Navazo de Albarracín ( Teruel ). La pintura, muestra en este caso vacas y toros en lugar de ciervos. Los animales andan y se desplazan tranquilos pastando sin uniformidad en la dirección. Algunos se mueven y otros pastan con cierta tranquilidad. Se aprecia un pequeño grupo de tres o cuatro cazadores en diferentes posturas y posiciones. Estos tres cazadores, cada uno apostado en una posición y seguramente en un lugar diferente, muestran técnicas más individuales. Uno de ellos permanece agachado y da la impresión que con el arco aun sin tensar, en una clara posición de espera. Otro de los arqueros, de pie y con sus piernas abiertas, pare aguardar el momento idóneo. Un tercer cazador, representa una posición de tiro desde un punto elevado, apuntando a otro punto claramente más abajo. Parece que ya entonces aguardar desde una posición elevada, era una estrategia de caza con arco. Exactamente igual a lo que hacemos ahora.

                                                       Cañada del Calar

Por no hacer mucho más largo el escrito, solo referirme a una de las pinturas que personalmente más me han despertado los paralelismos con las formas de caza con arco actuales. La Cañaica del Calar en Moratalla ( Murcia ). La pintura deja ver ciervos, vacas y lo que parecen ser cabras. De las dos figuras humanas, ambos cazadores con arco, una de ellas esta casi borrada, pero la otra entremezclada con los animales es la que me encantó cuando la vi. La figura deja ver un cazador con el arco en la mano y con los brazos flexionados, que parece acercarse sigilosamente a un animal próximo que está pastando plácidamente. Tanto daría si la pintura mostrara al cazador arrodillado frente las reses, lo cierto es que la imagen, despierta en cualquier cazador arquero, y de forma automática sensaciones que le son familiares.

Siempre he dicho, y me reafirmo en ello, que la caza con arco es la forma de cazar más moderna y más tecnológica que hay. Moderna porque usamos una herramienta que creíamos perdida – nuestra mente – y tecnológica por poner a trabajar a instintos olvidados, escondidos, casi perdidos en el fondo de nuestra herencia. Nada cambia, aunque todo cambió.

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

Instructor Caza con Arco. IBEP ; RFEC;

Los comentarios están cerrados.