CRISIS ECONOMICA Y CAMBIO DEL DÓLAR EN EL MERCADO DE ARQUERIA.

 

Después del caso Lehman Brothers en el 2007 – la mayor crisis financiera desde 1929 -, saltó una repentina crisis global que también afectó y mucho, al mercado nacional. No por haber negado repetidamente la existencia de la crisis durante el gobierno Zapatero, la realidad dejaría de ser la que fue. El retraso en aceptar los hechos tozudos y, por tanto, el tardar algunos años preciosos en poner medios para reactivar la situación, nos hundió aun más  en un pozo del que todos conocemos cuanto nos ha costado, no ya recuperarnos, si no tan solo encontrar  el resuello.

 

 

Hasta esas fechas, recuerdo que teníamos la sensación dulce de ser “ más ricos y más felices  que un alemán”. Montábamos los mejores coches, vestíamos sin duda ropas de alto copete y de marca , viajábamos al extranjero aireando la Visa, como si de pólvora del Rey se tratara. Recuerdo que muchos universitarios abandonaban sus estudios para incorporarse a trabajos sin especialización en el sector de la construcción, a cambio de suculentos sueldos, y subidos en una euforia de gasto que para sí quisiera cualquier cigarra.

¿ Y de los arcos ?.  Recuerdo ahora que en aquellos desenfrenados años previos a la crisis, quien más quien menos cada temporada estrenaba el nuevo modelo de arco y naturalmente de los de  alta gama.  Cada año a fin de temporada se revendían arcos con apenas  ocho meses de uso, y que daban paso en el armario a las nuevas adquisiciones de la temporada.  Eran arcos impecables de apenas unos cientos de tiros, sin apenas uso y que se vendían sin más, a mitad de precio  - con un pack de accesorios de idéntica factura – e increíblemente con idéntica rebaja. Mucha oferta; precios por los duelos. Eran los tiempos, en los que el banco te tenía que cambiar la tarjeta de crédito por desgaste físico de la banda magnética. Cualquier empleado con ingresos justos, viajábamos a África o a Estados Unidos para cazar o comprar arcos. “ What else “.  Estábamos en un estado de dopaje continuo y naturalmente ajenos a la realidad, ajenos a “ nuestra realidad ”. Y todo esto cohabitando con uno de los  niveles de paro – real o no – más altos de entre los países llamados desarrollados. 

Pero además de la euforia, nuestro amado Euro marcaba niveles de cambio con el dólar en ratios del  1.3 %.  Los americanos se “jartaban “ a vender arcos y nosotros – ante semejante poderío -  nos empachábamos a comprar “ojipláticos”  de euforia.  Un arco de 500 dólares en tienda en  USA, puesto aquí y después de pagar IVA, transporte y aranceles,  le disfrutábamos en  algo  menos de 500 euros. “ una ganga “, ¿ recuerdan ?.

Aparente alto nivel económico y tipo de cambio con una ventaja increíble: Una mezcla explosiva.   Y ciertamente , ……..explotó.

 

 

La crisis,  que aquí se dejo sentir a partir de 2009, fue ciertamente gruesa. La burbuja inmobiliaria, dio al traste una de nuestras más potentes industrias. Tal vez también aquí, siendo justos, debamos agradecer al Sr. Aznar, su esfuerzo por concentrar en este sector los recursos de tiempos que fueron buenos, y que seguramente habría sido mejor  repartir con otros sectores de mejor pronostico. ¡ Aquí hoy hay para todos ¡. Los conservadores ayudaron a crearla, los socialistas no quisieron verla venir y nosotros mientras dale que te pego a la visa y viviendo a crédito y  “ a la luna de Valencia “.  “ Entre todos la mataron y ella sola se murió ”.

El paro se disparó, y naturalmente se manifestaron bolsas de desempleo  irreales que pasaron a serlo en la más dura de sus afecciones. El nivel de renta se desplomó, también empezó a caer el ahorro – había que comer – y naturalmente la inversión del país – el dinero es miedoso – . Encefalograma plano.  El gobierno de los Populares intentó poner parches en los agujeros, poner sobriedad   tomando algunas desagradables  decisiones y, sobre todo insistió en airear a los españoles eso de que….” no éramos ricos “ y que tardaríamos años en dejar de ser pobres. A nadie nos gusta escuchar esto, y a todos nos “ mola “ escuchar cantos de sirena en diferentes rumbos. ¿ Quien tiene la culpa?….naturalmente los ricos, ¿ quien sino ?.

Las visas, dejaron de funcionar y naturalmente los coches se cambiaban solo por algunos, y solo  cuando  se caían de viejos. Los ricos – como acurre en todas las crisis, siempre fue así  – se tornaron aun más ricos y los “ menos ricos “ apenas llagábamos a fin de mes. En un país de “ hidalgos ” como este, solo es aceptable hablar de menos ricos, aun cuando la situación sea ciertamente de pobreza.  Así nos va.

¿ Y el cambio con el dólar ?. Para más  “ INRI “ el  rating Dólar/Euro, poco a poco fue acercándose a los valores que hoy tenemos y que son casi paritarios. Casi un dólar / un Euro. Además del desplome del nivel de renta, el paro, y los demás efectos de esta maldita y larga crisis, ahora el mismo arco de 500 dólares, nos costaba algo más de los 650 euros. Y además, todo esto, con la Visa en la UVI, o lo que es ciertamente aun peor, con las cuotas de la hipoteca sin poderse pagar y  desde hace meses. Nuestro nivel de renta ya era otro, éramos…mucho “ menos ricos “ que antes de la crisis.

Con un montón de antiguos usuarios del arco en paro, y que contaban algunos ahorros indemnizatorios, muchos jóvenes “cincuentañeros”, vieron la oportunidad de seguirse ganando la vida en el antaño aparente suculento mercado de arquería nacional.  El círculo de amistades o los socios comunes del club, podrían bastar para mantener un  discreto pero fácil flujo de ingresos. Pero si la crisis y el cambio del dólar no fueron suficientes, el puñetero internet  entró en auge y termino de “ parir la abuela “.  Hoy la Visa esta casi impoluta – ni un solo arañazo -, y se mira y se remira antes de comprar. Al final el “ cincuentañero “ animoso, termina por tener que competir con las grandes y poderosas  cadenas de venta de arcos On-Line.  ! Lo único que podría pasarnos  ya es que nos cayera un rayo ¡. Suma y sigue . Es cual los tiempos de la “ pertinaz sequía “ en tiempos del General, y eso que había pantanos, ( convengamos que esto al menos, si habría que agradecérselo…a D. Francisco me refiero ).

Hasta la crisis, íbamos a las tiendas y comprábamos, con la única premisa de saber que era “ lo último “ y lo más atómico del mercado. ¡ Zas, Zas ¡…. Visazo, y al campo de tiro a presumir.  Tras la crisis, cuando ya el arco no da más de sí y se cae a cachos, y la cinta americana no puede hacer más milagros, miramos y remiramos en “ cienes ” y “ cienes “ de tiendas  de las llamadas Online, de las de aquí y de las de allí.  Ahora cuando finalmente encontramos el precio más bajo, llamamos al “ cincuentañero ” amiguete, y se lo pedimos así como si le hiciéramos realmente un favor. Se lo pedimos a ese precio y naturalmente le exigimos nos lo traiga “ in-person “ al club.   El lacrimógeno  “ cincuentañero “, a la postre nuevo empresario del sector, ve repetidamente que operación comercial tras operación comercial, “ en no comiendo, va sacando pa los gastos “.  A esto me refería reglones atrás,  con lo de  “el parto de la abuela”.

Cada año en España se crean entre 8 y 10 nuevas tiendas virtuales de arquería, y se cierran otras tantas.  No menos de 30 o 35  podrían encontrarse dándole a la tecla en un ordenador a día de hoy. Son tiendas creadas sin apenas costes, sin ninguna inversión, los más de los casos gerenciadas por aficionados a la arquería pero con escasa vocación y nulas dotes empresariales las más de las veces. Empresas sin apenas capital, y que naturalmente carecen de stock, esperando  atender la búsqueda del material que les es encargado por sus más cercanos  clientes – por sus amigos – , y no morir en el intento. Ahora son los amigos – los clientes – quienes te piden el producto, y te indican el precio. ……. ¡ Es lo que hay ¡.

Alejandro Martín “TioJander”

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

Los comentarios están cerrados.