DEL POLEAS AL TRADICIONAL EN CAZA CON ARCO.-

DEL POLEAS AL TRADICIONAL EN CAZA CON ARCO.-

Tal vez la principales dudas que cualquier cazador de poleas tiene antes de cuestionarse cambiar a un arco tradicional sean siempre las mismas. Siempre dudas sobre las distancias efectivas de tiro, los cambios en el ajuste del material, cambiar de un arma con la que se apunta a otra con la que se estima ( tiro instintivo ). No es raro que el cambio, siempre se deje para otro momento.
Cualquier cazador arquero de poleas, maneja con suficiente consistencia tiros de caza desde 20 metros a incluso 50 metros. Salvando distancias en otros rangos, menos frecuentes, compara realmente mal si cuando hablamos de un arco tradicional marcamos rangos de caza más habituales entre los 12 a los 25 metros.

El arco tradicional requiere seguramente ser mucho más persistente en el entrenamiento, y entrar en un proceso progresivo de mejora. Con un poleas, contamos con tiro efectivo de 25 o 30 metras, el entrenamiento es menos exigente para mantener unos niveles de éxito a estas distancias. Este puede ser un primer freno y convendremos que importante: la necesidad de más y mejor práctica en el entreno.
Tal y como dicen los clásicos, el tiro – y aun más la caza – es un largo viaje en la busca de la consistencia en el proceso de ajuste y tiro, así como en la busca de la precisión.
Cuando ya se tiene cierta experiencia en caza con poleas, la mejor opción siempre va a ser buscar un arco tradicional de calidad. La calidad del material, puede obviarse si no pensamos realmente “ cazar”. Pero si este punto “ cazar” es determinante, la selección de material de nivel insuficiente, a veces es causa de algunas frustraciones e inseguridades.
Otro elemento muy diferenciador con respecto a un arco de poleas, es el hecho que a los pocos minutos de empezar a practicar con un arco compuesto, los resultados son muy evidentes y se desencadenan rápidamente. Con un tradicional, nuestros objetivos deben ser mucho más modestos al principio. Debemos ser conscientes que solo tras el paso de mucho tiempo y mucho entreno la evidencia de los resultados nos convencerá de que hemos tomado una buena opción.
Muchos cazadores expertos que usan arco compuesto, se encuentran en una llamada “ zona de confort ”. Cuentan con una seguridad de disparo efectivo muy alta y una tranquilidad inmediata en los lances , que el encanto y la magia de un arco de madera, aparentemente no les da.
Pero lejos de convenir que distancias por encima de los 25 o 30 metros son inusuales en caza con arco tradicional, no es menos cierto que un arquero tradicional acostumbrado a realizar tiros de caza real, es ciertamente igual o más efectivo que uno de poleas en esas distancias por debajo de los 25 metros. Si damos un vistazo a las estadísticas sobre distancias de impacto en caza con arco – tanto en USA como aquí en Europa – las distancias medias más usuales se encuentran por debajo de esas distancias de 20 metros. Podríamos sin duda, al menos cuestionarnos el hecho de que un arco tradicional es al menos igual de resolutivo y efectivo en la práctica que uno de poleas, dadas las distancias habituales “ reales “ de disparo.

Pero si hablamos de la caza con arco en la Península Ibérica, convendremos también que los aguardos son la forma más usada de cazar con arco. Salvo raras excepciones, dada la escasa luz a la que suele hacerse este tipo de lances, las distancias, las más de las veces apenas llegan a los 15 metros. A estas distancias y en estas circunstancias, por muchas razones es mucho más práctico un tradicional que un poleas. Expongamos algunas en una lista que no pretende ser exhaustiva:

  •   A este nivel de proximidad, abrir y anclar un poleas requiere un movimiento corporal previo, que normalmente un animal – tan próximo – no suele permitir hacer.
  •   Por otra parte si la pieza, situada a apenas 10 o 15 metros, nos ha permitido alzar el arco y armarlo, es muy posible que la escasa luz dificulte colocar al animal dentro del visor y luego dentro del “peep” . ( Muchos elementos intermedios en situación de escasa luz ).
  •   Aceptemos que escasísima luz podría habernos permitido, además de abrir y anclar, ser capaces de intuir la posición de la pieza. El uso habitual – que debería ser obligatorio por ley – de luz, genera un impacto en nuestra pupila que la hace cerrarse y que deja de tener las referencias tal difícilmente conseguidas. Nuestra pupila acostumbrada a la escasez de luz es golpeada con el reflejo de la luz del foco en el animal y en el entorno y se cierra bruscamente.
  •   Si a pesar de todo lo anterior el animal, nos da la oportunidad – y las décimas de segundo necesarias para ajustar nuestra pupila a las nuevas condiciones – tendremos un lance fructuoso.
  •   Otro elemento a considerar es el hecho de que un poleas, aun completamente silenciado, cuenta con infinidades de rodamientos y ejes metálicos que friccionan durante la apertura. Aunque nosotros no seamos capaces de detectarles, producen ultrasonidos que si son fácilmente escuchados en la gama de onda en la que una pieza de caza es capaz de escuchar sonidos.
  •   Un arco tradicional de caza, carece de elementos de puntería a colocar entre la pieza y nuestro ojo. El tiro con el arco canteado nos permite disparar son modificar nuestra visión binocular. Si somos capaces de ver al animal antes de tirar, no necesitaremos cambiar nada.
  •   El arco tradicional mantiene similares niveles de precisión a las distancias de caza reales mencionadas de hasta 25 metros. Además por esta misma razón es innecesario tener una estimación de las distancias, selección de pines en el visor, etc. No hay dudas y no se pierde seguridad y tiempo es esos mínimos instantes donde lo que no hay es tiempo para dudar.

Seguramente, este no sea un efectivo sistema para convencer a nadie. No lo pretende. Es únicamente una breve relación de razones o motivos que han llevado a muchos cazadores de arco compuesto a dar el cambio al arco tradicional.

Alejandro Martín “TioJander”

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

Intructor Caza con Arco.

Un pensamiento en “DEL POLEAS AL TRADICIONAL EN CAZA CON ARCO.-

  1. Yo creo que a todos tarde o temprano nos llama el tradicional.
    Algunos damos el paso,incluso nos deshacemos del poleas para no tener tentaciones…..
    Bien es cierto(al menos en mi caso)que cobro menos piezas.
    Pero quizás cace más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>