PUNTAS Y MAS PUNTAS…TIPOS DE PUNTAS DE CAZA.-(2)

Veamos ahora qué es lo que buscamos en una punta de caza con arco, y para qué lo buscamos.

Describimos anteriormente los dos grandes tipos de puntas de caza con arco: Puntas fijas y expandibles.

Pero, cuando nos ponemos a buscar de entre la enorme oferta del mercado, la punta que queremos, la que necesitamos, ¿ en que elementos nos debemos fijar y porque ?.

Puntas con restricción legal .-

En algunos países europeos y en determinadas regiones, la normativa no autoriza el uso de puntas de caza con arco , mecánicas o expandibles. En algunos países y zonas, dejan fuera de autorización utilizar puntas en forma de arpón.  Los casos más generalizados son los de la prohibición de utilizar puntas con veneno, y las puntas explosivas. 

Las puntas en forma de arpón, se pensó en la segunda mitad del pasado siglo que, de sobrevivir el animal tras un mal disparo, la salida de la flecha del cuerpo resultaba imposible. Se presuponía que la punta, al no poder salir del cuerpo generaría un sufrimiento innecesario y dificultades de cicatrización en las heridas. Las puntas expandibles, en muchos casos o casi en todos, están diseñadas para abrirse al entrar en el cuerpo del animal. Pero en casi ningún caso se prevé que puedan cerrarse al extraerlas. Este hecho las transforma casi en un arpón que impide su salida natural si el animal no muere por la herida. Y esta suele ser la causa de que no se autorice sus usos en algunas zonas.

 

Conviene considerar este tipo de normativa, a la hora de seleccionar el material a usar. No siempre atiende a una razón técnica, pero la política en muchos casos determina este tipo de cosas. Los cazadores en este tipo de restricciones, tragamos carros y carretas, las más de las veces con nulo fundamente técnico. Amen pues.

Peso de la punta.-

El peso de la punta suele coincidir con el de las puntas de entrenamiento que usamos, con el fin de que se altere lo menos posible la trayectoria de vuelo de la flecha.   Hay puntas de caza con arco desde 80 grains y hasta digamos 300 grains.

Más peso suele buscar un mayor nivel de penetración, especialmente en la caza de grandes animales. Los estudios clásicos indican que una flecha con mucho peso en la punta facilita la penetración. Pero realmente la penetración, no viene determinada por la parte de la flecha en la que se concentre el peso, sino en que el impacto se realice lo más perpendicular posible con ese peso. Es decir que la flecha impacte recta.  Lo que ocurre es que una punta muy pesada, adelanta el centro de gravedad de la flecha y tiende a volar más recto, lo cual nos facilita un impacto con un ángulo más recto.

La falta de ajuste o las vicisitudes de la caza y el disparo no siempre facilitan un tiro limpio y un vuelo perfecto. Por esto una flecha con peso adelantado puede corregir y enderezar el vuelo.

Por otro lado, la tendencia actual suele ser ajustar el peso de la flecha en el interior de los tubos de las flechas y no tanto en la propia punta.   Una punta muy pesada suele ser muy grande, y esto precisamente en caza de grandes animales no siempre es una ventaja. Si buscamos gran penetración en un animal de piel dura y huesos muy fuertes, una punta de caza muy grande es un inconveniente, por la resistencia a la penetración que recibe al entrar.  Por esta razón suele ser más práctico utilizar una punta solida de digamos un peso medio 125 – 150 grains y montarla en una flecha en la que los insertos interiores aporten el resto de peso necesario en la flecha: 100, 120 grains.  Muchos de los  “definidores de flechas “, preferimos incluso cargar parte del peso la parte trasera de la flecha, en busca de un mejor equilibrio aerodinámico. Cada maestrillo,,,, ya se sabe.

 

Material de construcción de las puntas.-

Podríamos pensar que el mejor material siempre es el más resistente, y el que todos los cazadores arqueros preferimos. Pues pensamos bien, aunque no siempre esta elección es la que se hace.

Las puntas de fabricación en bloque suelen realizarse en una pieza, ya sea en fundición o procesando piezas de acero de herramienta. La dureza de un tipo u otro acero empleado, afectan a su resistencia a los impactos, a las torsiones y a la rotura. Pero también afectan a la facilidad de afilado posterior.

El acero más blando permite un fácil re-afilado posterior, y alarga la vida de muchas de nuestras puntas. Pero en algunos casos puede comprometer la resistencia en penetración en grandes huesos e incluso pueden doblarse ligeramente.

El acero más duro, siempre es más complejo de re-afilar. Pero en mi experiencia personal, he podido utilizar una misma punta en tres o cuatro animales, sin precisar recuperar el filo. Tres o cuatro usos letales son, a mi juicio, tiempo de trabajo satisfactorio para una de estas puntas, digamos de alta gama. Es cierto que suelen ser puntas muy caras, pero utilizarlas en varias ocasiones en muchos casos las termina haciendo baratas, especialmente dada su calidad. En este caso el dicho de que  “ lo caro es barato “, creo que es oportuno. Por último, decir que el filo extremo de estas puntas de acero muy duro, es muy vivo, y en ocasiones es frecuente que al interesar huesos salten alguna esquirla muy pequeña del borde del filo. Este hecho no afecta a la capacidad letal y de penetración de la flecha, y no suele requerir tampoco su  re-afilado.

La otra parte fundamental de la punta suelen ser los ejes o pernos, en las puntas no fabricadas en una pieza. Pueden ser ejes de hierro, acero o habitualmente en aluminio de aviación. La ventaja de estos materiales es siempre economizar el coste, pero el inconveniente es que suelen ser materiales maleables. No  hay nada peor que una punta que no tenga el eje completamente recto.  Por esta razón los pernos o ejes de acero suelen ser los más recomendables. Hay que tener en cuenta que algunos fabricantes de muy alta gama ( coincide que suelen hacer puntas muy caras ), emplean un aluminio especial, de idéntica resistencia al acero y que en situaciones de máxima presión rompen antes de generar ninguna torsión.

Diámetro y superficie de corte.-  

Este dato es fundamental para determinar la capacidad de generar un canal de hemorragia que consideremos mínimo o necesario.  Cuando penetramos una superficie moldeable con una punta, podríamos insertar una circunferencia en los extremos del corte de la punta. A mayor diámetro, mayor capacidad hemorrágica y de sangrado, y más rapidez en generar un proceso de muerte lo más “ humano” e incruento  posible.  Por otro lado, el numero de hojas que se monten en las puntas, pueden generar idéntico sangrado siendo menor este diámetro. Es decir, una punta de cuatro hojas más pequeñas puede generar idéntica superficie de corte que otra de dos hojas de mayor tamaño. Por esta razón el diámetro de corte muy alto no siempre es bueno para una gran penetración en el animal.

En este punto recurrimos a determinar la superficie de corte. Viene determinada tras medir la longitud de los filos de todas las puntas. Podemos tener mayor superficie si utilizamos muchas hojas en la punta ( y en consecuencia mayor sangrado ), pero a costa de frenar la penetración en los tejidos ( ofrecen más resistencia ).

En consecuencia, tanto el número de hojas como el tamaño de estas, debe venir determinado por el tipo de pieza que queremos abatir, y naturalmente por la potencia que usamos. Un animal de gran porte tendrá. una mayor resistencia s la penetración. En consecuencia requeriremos una punta de un diámetro de corte limitado, una punta muy sólida, y de no mucha superficie de corte ( o que la punta sea muy alargada ). El objetivo es conseguir superar la resistencia a la penetración y buscar sus órganos vitales.

Una pieza de caza de tipo medio puede abatirse con una punta de un diámetro de corte mayor, y con el uso de un mayor número de hojas. Aquí la resistencia a la penetración no es el problema, y nos concentraremos en la generación de un amplio canal de herida.

Calidad de vuelo.-

Si fuera preciso escoger una característica principal, sin duda esta sería mi elección. No es casual que las puntas que no distorsionan el vuelo de una flecha suelen ser las de mayor calidad y precio. El estudio y diseño aerodinámico de estas puntas, no es siempre barato. Es muy fácil troquelar una hoja de acero y ajustarla a un perno con dos tornillos. Pero modificar el diseño en base a un estudio en un túnel de vuelo, neutralizar las turbulencias y los ruidos, esto no es fácil y mucho menos es barato.

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

#arcodos

#puntasdecaza

PUNTAS Y MAS PUNTAS…TIPOS DE PUNTAS DE CAZA.- (1)

CORZOS: MARCAS EN EL SUELO.-

Empiezan a alargarse los días. Aumentan las horas de luz, y pocos jornadas antes de asomar la primavera, descubrimos nuevas marcas a los pies de los árboles.

Solo unos días antes, podíamos ver grupos de machos y hembras desplazarse entre los bosquecillos. Asomándose a los praderones y compartiendo los primeros brotes de los arbustos y zarzales.  Pero parece sonar el calendario de la primavera, y ya resulta más difícil verles juntos a machos y hembras. Su periodo gregario de invierno torna a una vida más en solitario.

Con la cuerna ya completada, pero cubierta aun de su borra, los corzos no frecuentan rascaderos. Aun no parece el mejor momento.  Pero casi a cada paso, la base de los arboles queda limpia de hojas y hierbas, fruto del rascado impetuoso de las pezuñas de los corzos.

Ver el campo cubierto de hojas secas, blanqueadas por los hielos y el agua. Y de repente pequeños clareados en los que solo se ve la tierra oscura al pie de los árboles. Algo ha cambiado, o algo está por cambiar.

Búsqueda de nuevos pastos, pero principalmente búsqueda de recuperar el territorio de verano. Territorio diferente, más amplio, más estratégico, con un marcado interés reproductivo.  El marcado del nuevo territorio por los corzos, se hace a base de sustancias químicas. Sustancias olorosas que son un nuevo lenguaje que posicionará a cada macho en su territorio.

Las glándulas odoríferas que portan los corzos en su cuerpo son los pinceles con los que trazan los mensajes destinados  a sus congéneres y adversarios.

Estas glándulas están localizadas en la zona de la frente, en las pezuñas traseras y delanteras, así como en la cara, muy próximas a los ojos.

Mas visibles son los roscaderos de sus cuernas, en donde pelan literalmente  pequeñas ramas y arbolillos. Literalmente, repito,  descorrean las ramas, las pelan y muchas veces terminan secándose.

Las rozaduras en el suelo se realizan con las patas. Las pezuñas  son muy afiladas y dejan unos surcos marcados, muy visibles. Limpias de hojarasca pequeñas superficies de algo más de medio metro cuadrado, en la base de árboles. Carteles publicitarios muy visibles para otros corzos y también para nosotros.

Los machos dominantes, cada año suelen repetir el marcaje de su mismo territorio. De mayor o menor tamaño en función del tipo de terreno, el territorio se repite año tras años. Si el macho dominante muere, otro intentará ocupar ese lugar, su rango y su espacio vital y reproductivo.

El marcado, en suelo o en arbolado, permite avisar al resto de machos de que él es el líder en esa zona. Los jóvenes machos que se encuentren con poder y fuerza, seguramente crucen las líneas marcadas y terminarán por enfrentarse. Un territorio, un corzo.

Las hembras pueden tener a su vez su propia zona o territorio. Normalmente coincidiera en parte con el de algún corzo o de varios. Solapan zonas con los territorios de otros corzos machos, se entremezclan.

A diferencia de los ciervos que buscan mantener un aren, los corzos  hacen intransitable para otros machos una zona específica. Su territorio.

Las marcas en el suelo. Otro lenguaje más a interpretar.

Alejandro Martín “TioJander”

ARCODOS . 605043523

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

facebook.com/tiojander.alejandromartin

Instructor Caza con Arco. IBEP ; RFEC;

CAZA CON ARCO DEL CIERVO EN BERREA – ZONAS DE IMPACTO Y SU REACCION ( 3 )

 

Esta es la tercera entrada en el blog sobre sobre la caza en  berrea con arco. De los cuatro casos que comentamos en esta serie de notas, este tercero es el que menos dudas suscita. Casi siempre se desarrolla con un final  letal de la pieza.

Del todas las zonas de impacto a que nos referimos en esta serie, es seguramente la que motiva más estudios. Es además, nuestro objetivo al hacer puntería: Pulmones y Corazón. 

Anteriores artículos:

    (1) Zonas de Impacto y la Reacción Posterior Disparo en la Escápula

    (2) Zonas de Impacto y la Reacción Posterior Disparo en Columna 

 

  : Impacto en el Tórax.-

El tórax nos aparece franqueado  por la escapula y el humero, dos de los huesos más resistentes en esta pieza de caza. De los cuatro casos que comentamos en esta serie de notas, esta es la más motivadora, la zona de impacto más buscada, la que nos generara una muerte más certera y seguramente más rápida. Realmente es nuestro objetivo: Pulmones y Corazón.

 

“Cienes y cienes” de renglones, por no decir cientos de ellos, habremos escrito y contado ( entre artículos, cursos de caza , libros, etc ) sobre las posiciones idóneas para  buscar impactos en pulmones y corazón. El tiro de perfil, los tres cuartos desde atrás, el tiro frontal y tal y tal y tal. 

 

La zona torácica integra  básicamente pulmones y corazón, así como otros vasos principales. Todos ellos son punto vital para un impacto de una flecha.  El tórax es la zona de mayor tamaño que cuenta con un máximo de probabilidades de éxito. En consecuencia este impacto debe ser nuestro objetivo fundamental. Cualquier disparo fuera de esta zona, es fruto de un error o es un tiro de fortuna ( muera finalmente el animal o no ) . Localizamos la cavidad torácica en los dos tercios inferiores del ciervo y en la mitad delantera del cuerpo.

El tiro de caza con arco es siempre un tiro de probabilidad. Pero si tus estadísticas no son suficientes, deberías de no permitirte salir de caza. Sencillamente  ¡ entrena más ¡. Tú eres siempre tu propio guardián, y tu propio  autorizador. ¡ Se auténtico ¡. ¡ Se honesto contigo mismo ¡. ¡ Respétate como cazador con arco  y  tú mismo te lo agradecerás cada día cuando te veas ante el espejo ¡. Nadie esteremos para reprochártelo, por desgracia para ti,  tu siempre serás un juez más duro contigo mismo.

 

 

 

¿ Cuál es la reacción habitual de un ciervo en este tipo de impacto ?. Pues seguramente la más variopinta. Dependiendo de la posición de ciervo con respecto al ángulo de entrada  de la flecha, o de si rompe costillas de entrada o salida, si toca hígado o no, si impacta al salir la pata contraria, etc.,  su reacción puede diferir  y mucho en cada situación. El caso general es que el ciervo agache sus cuartos traseros, pivotando sobre los delanteros impulsándose en su rápida y acelerada huida. Si el tiro es certero y hemos impactado ambos pulmones o corazón, a escasos metros notaremos un irregular avance, algún trompicón, algunos traspiés en la carrera. Esta es la señal de que a escasos metros se parará y caerá desplomado. Este es el tiro perfecto que toda flecha persigue.

Lo normal es que nuestra flecha atraviese al ciervo y podamos encontrarla ensangrentada en el suelo y a escasos metros del lugar de impacto. Si ha atravesado su pecho y sus dos pulmones, tendremos la flecha empapada de sangre roja brillante y burbujeante. Casi siempre, el ciervo estará  tumbado muy cerca. A menos de cien metros se desplomará  y en apenas quince o veinte segundos morirá. Esta localización genera casi siempre una muerta muy rápida, por eso es o debe ser nuestro objetivo principal. 

Si hemos tocado un solo pulmón, la sangre será menos abundante, y la recuperación más lenta y larga.  Si el trabajo de la flecha, es especialmente de la punta,  ha sido  suficiente, el ciervo podría huir a 200 o 300 metros tras una carrera intermitente, llena de paradas y arrancadas. Rastros de sangre roja, salpicados de charcos más abundantes fruto de sus paradas para cobrar resuello.  Es el momento de que curre nuestro chucho. No siempre los impactos sobre un solo pulmón permiten cobrar  al ciervo. Es posible que su huida sea muy larga, y que incluso no muera. En estos casos un buen pero de rastro, demuestra ser el  mejor amigo del hombre, o al menos de  “ hombre cazador arquero “.

Alejandro Martín “TioJander”

www.arcodos.com

Economista, Licenciado C.U.N.E.F.

Consultor financiero

Otros escritos de esta serie :

   El impacto con flecha en la  Escápula.  ( Primera parte  ) .

   El  impacto en la Columna. ( Segunda parte )

   El impacto en el Tórax. ( Tercera parte )

  * El  impacto en la Panza.  ( Cuarta parte )

CAZA CON ARCO DEL CIERVO EN BERREA – ZONAS DE IMPACTO Y SU REACCION. ( 1 )

Se aproxima la “ Berrea “, es la época por excelencia de para la caza  del ciervo  en la península ibérica. Sin pretender realizar un exhaustivo análisis, si que queremos ofrecer en este estudio una rápida, resumida y funcional visión sobre donde localizar  nuestra  flecha al realizar el disparo. Lo que en muchos tratados llaman ” Shoot Placement “, así como el pronóstico posterior en la actuación del animal y  naturalmente el nuestro.

Seleccionamos como modelo de estudio cuatro posiciones típicas y, naturalmente tópicas. Cuatro zonas genéricas  del cuerpo de un ciervo que reflejan los puntos donde impactan  habitualmente nuestras flechas. Algunas veces estos son unos puntos buscados por los cazadores como objetivo del disparo y otras, por desgracia, aquellos en los que por error o por movimiento del animal, terminan por localizarse nuestras flechas. Veamos. 

   

Foto y estudio anatómico del autor : Alejandro Martin 

    El impacto con flecha en la  Escápula. Objetivo de esta primera parte ( de cuatro) .

   El  impacto en la Columna. ( Segunda parte )

   El impacto en el Tórax. ( Tercera parte )

  * El  impacto en la Panza.  ( Cuarta parte )

 

Estas cuatro localizaciones son una selección genérica y sujeta naturalmente a múltiples variaciones, ampliaciones, opiniones, etc. Pero simplificando, quienes este tipo de caza hacen con un arco en la mano, conocen  que todo se desencadena en segundos. En apenas un instante, no hay espacio para meditar, y las decisiones deben ser siempre seguras, planificadas y entrenadas. Nuestro cerebro actuará rápido y con seguridad. Solo si le hemos enseñado actuará correctamente. Solo si nuestra cabeza ha entrenado, estudiado y buscado esas posiciones, el disparo que se desencadenen, perseguirán las colocaciones de flecha más letales.

 

  Entrena  el riesgo, y no te cruzarás con la  incertidumbre ”.  Tj.


   :  Impacto en la Escápula.-

La escápula es uno de los huesos más duros de atravesar con una flecha. Impactar la escápula de un ciervo – o de otro animal grande -, pone a prueba, una acertada elección de nuestro equipo de caza. . Una muy buena punta, o una punta barata puede ser la diferencia entre cobrar el ciervo, o dejarle mal herido.

Característico de este tipo de impacto es un muy pobre  nivel de penetración. La densa musculatura de la pata y la posterior presencia de estos huesos mayores, determinan esta zona como una de las más estrictamente evitables.